Yo guio, vos sentí…

Durante muchos años de mi vida profesional me dediqué a evaluar recursos y hacer entrevistas. Ahora entiendo para qué la vida me puso ahí. Habiendo seguido la carrera de Contabilidad no entendía como todo había derivado en organización y reorganización de empresas y no sabía por qué pasaba el 70% de mi vida laboral hablando con gente y el 30% restante escribiendo reportes.

Nada de lo que nos pasa está puesto por casualidad o por error.
Podemos entender nuestra vida entendiendo los patrones que nos vamos dejando, como si fueran los que se dejaron Hansel y Gretel cuando se perdieron en el bosque.

Y eso es lo que nos pasa. Nos perdemos en el bosque la vida tridimensional.
Gracias al Cielo vamos dejando “recordatorios” que algún día con un poco de paciencia y buena voluntad nos detenemos a analizar.

Como saben la mayoría de las veces no he visto nunca antes a la persona que viene a la sesión.
Me sorprenden con su energía cuando llegan.
La que vino ayer por ejemplo.
Ni bien abrí la puerta la sentí sumamente enojada. Y me dije… ¡que raro! ya la había visto otra vez y no me daba la sensación que tuviera ese enojo. Al ratito que entró me contó que se había peleado con el taxista que la trajo porque no tenía la menor idea de cómo llegar.
Y si… mi casa parece escondida…

Cuando la persona de la sesión de hoy entró, rápidamente su energía se mostró.
Una historia de vida sufrida pero que podría ser una de las protagonistas del libro Elijo Ser Luz.
Lo importante no es lo que nos pasa sino lo que hacemos con lo que nos pasa.
Treinta años de su vida trabajando en el mismo lugar. Departamento de legales de un banco.
Si hay algo de lo que sabe es de derecho.
Y de energías bancarias-pro-sistema.
Cuando vi su carta natal no pude entender por qué tantos años en el mismo lugar.
Esta bien, es Virgo, pero del primer día. Con ascendente Escorpio y con tikún en Leo. Cuatro planetas en la casa XI, incluído el Sol, Urano y Plutón. Eso la convierte en super acuariana. Transformardora de cuanto patrón grupal se le cruce en el medio, rebelde por naturaleza, inestable a los ojos de la sociedad.

Treinta años trabajando en Legales en un banco tienen que estar puestos por alguna razón. Sino no lo hubiera soportado.
La pregunta es ¿para qué?

Hija única. Tres abortos, tres hijos, un marido, un divorcio cuando su ultimo hijo era pequeño.
Luego de 30 años renunció al banco y se fue a vivir a Barcelona. Alrededor del 2009 cuando todo empezaba a moverse para todos los que estaban listos para empezar a alquimizar su historia.
Dejo el banco, su hijo mayor tuvo un tumor cerebral en el lado derecho del cerebro, la estafaron con dinero y se terminó yendo a Barcelona a ver si lo podía recuperar. Al dinero, porque al hombre menos mal que lo había perdido.

Mientras tanto otro de sus hijos, Sagitario, tikún en Sagitario terminaba preso. Drogas…

Luego de 4 años volvió.
Encarriló al mas pequeño. Dio contención al mas grande que acaba de experimentar una ruptura emocional y participó del traslado del del medio hacia una carcel con otras características (para peor, según se dice por ahí).

Hay que hacer lo que hay que hacer en esta vida.
Si nos quedamos en el drama y la emoción no podemos acompañar a los que hay que acompañar ni podemos hacer lo que hay que hacer. Resiliencia. Fuerza. Guerrera energética con los ovarios bien puestos.

Al poco tiempo de casarse, su ex esposo que tenía 2 trabajos, de pronto no tenía ninguno. Lo contuvo y lo acompañó hasta que decidió que era suficiente y se divorció. A él no le gustó la decisión y no fue de lo mas armoniosa la separación. Su hijo mas grande volvía todos los domingos llorando… Parece que le llenaba la cabeza con cosas que el niño no quería escuchar y las encapsulaba en su cabeza. Esta parece ser una explicación que biodescodifica el tumor.

No tenemos la menor idea de lo que le hacemos a nuestros hijos.
Anoche tuve con mi hija una charla íntima. No es de compartir sus pensamientos emocionales. Virgo, ascendente Leo, tikún en Geminis. La emoción no es algo que le mueva mucho su existencia. O por lo menos la emoción dramática.
Volvió de campamento y me contaba que una de sus compañeras le preguntó como se sentía dado que sus papás son separados. Estamos separados desde que ella tenía seis meses con lo cual no sabe lo que es vivir de otra manera. Sin embargo hizo el siguiente comentario.

Menos mal que están separados porque son como el agua y el aceite.
¿Por qué? – le preguntaron.
Mi papá me corta las uñas de los pies algunos fines de semana y me dice que tienen que ir cortadas en redondo así no se me encarnan las uñas. Otros fines de semana me la corta mi mamá diciendo que tienen que ir cuadradas así las uñas no se me encarnan.

Y esta escena que comentó viene si emoción. Imaginensé cuantas otras escenas les damos colmadas de drama y emoción, estando o no estando separados.
Y ¿qué hacen nuestros hijos con esas cosas?
Las ponen donde pueden.

Entramos en la regresión.
No terminé de hacer la inducción que ya estaba en las imágenes.
Se veía en un acantilado, desértico. Apoyaba los pies en las piedritas del piso y sentía que le dolían las piedritas cuando las pisaba. Había una bruma. Le pido que vea sus pies. Eran de alguien alto. Desnuda con pies largos, piel muy clarita, sin ropa. Tres o cuatro dedos en las manos, dedos largos. No sabía si era varón o mujer.
Nos movemos y llega a una construcción de vidrio, como un laboratorio donde había otros como él/ella que estaban haciendo tareas de investigación sobre otros cuerpos. Gente trabajando.
Su cabeza era como de huevo, sin pelo, sin nariz, ojos grandes azules almendrados. Sin boca. Observaba…

Luego pedimos el ingreso de su Ser Superior.
Ahi se contestaron las preguntas.
Y se llego a la dimensión de la cual proviene: la luz.
Un ser que junto con otras partes de su alma; sus hijos en esta vida, han venido a comunicar que el AMOR es la fuera mas poderosa del Universo. Y lo harán ensuciándose las manos y embarrándose los pies donde nadie mas quiere entrar.
Guerreros energéticos con la fuerza del Amor, una amor que une en lugar de dividir, un amor que se enfrenta a las peores batallas, esas a los que los demás no se atreven, solo para llevar un poco de luz a lugares llenos de oscuridad. Porque vinimos a trabajar, no vinimos de vacaciones.
Vinimos a ser luz en medio de la oscuridad. Alquien tiene que hacerlo.
Y ellos están acá para ser esa luz…

Los tres hijos intentaron entrar en algun momento, pero no era el mejor momento.
Tuvieron que esperar.
Fue enviada a Barcelona porque ahí hay un portal energético que le permitió conectar con la creatividad que trajo en su alma para cumplir la misión.
A su hijo lo trasladaron a esa otra prisión porque ahí comienza la misión.
Le dijo:

Yo guío… vos sentí…

Tenes la fuerza, la unión la conexión y la confianza que hace falta para llevar a cabo la misión.
Tiene que poder lanzarse a la aventura que es SER lo que ha venido a SER y HACER lo que ha venido a HACER… AQUI Y AHORA.
¿Cómo?

Yo guío… vos sentí…
No estás sola…

Es el mismo mensaje que escucho en todas las regresiones: soltá, confiá, no estas sola.

Va siendo hora de que empecemos a confiar…
G R A C I A S

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

3 comentarios sobre “Yo guio, vos sentí…

  • el 1 septiembre, 2014 a las 11:18 pm
    Permalink

    Claudia, te escribo para agradecerte enormemente el haberme acompañado y guiado en esta regresión. Leí tu artículo y volvieron las lágrimas a mis ojos, cuanta emoción, cuanto placer conectar. Gracias gracias gracias por tu onda, por tu amor, realmente es un placer para mí haberte conocido.

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2014 a las 6:12 am
    Permalink

    Asombrosas las semejanzas con el ser de luz. Y ¿Confiar? Mi punto flaco y reto a vencer. Difícil.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>