Vos sos la llave

Vengo reflexionando sobre un temita hace un tiempo.
Recuerdo la ceremonia del tabaco en Colombia con los originarios del Putumayo colombiano.
Estabamos en medio de la ceremonia y vi una sombra negra que salía de una de las participantes.
Lo vi dos veces.
Pero como estoy acostumbrada a ver esas “cosas raras” no le presté atención.
Al día siguiente fue la sesión con ella y entendí que era una energía pegada a su campo energético. Una mujer negra.

Hay por ahí dando vuelta gente que no cree en estas cosas.
O gente que dice que eso de las energías que hay que limpiar es paradigma viejo… y demás.
Hay que ver para creer dicen ¿no?
Lo que es cierto, es cierto, aunque no todos lo puedan ver.
Pero bue… no voy a detenerme en ciegos.

El hecho es que la persona que llegó a al sesión llevaba 6 ceremonias de ayahuasca hechas y me preguntaba cómo podía ser que no lo había visto o limpiado antes…
Me quedé con esa inquietud dando vuelta en la cabeza.
Al día siguiente de la ceremonia del tabáco, hicimos yagé. Limpió todo lo que había para limpiar.
En la sesión de conexión la sombra había desaparecido.
Pero se ve que el hecho de ser conciente de esa energia, la trae de vuelta a la manifestación.

No solo las energías se nos pegan.
Los pensamientos que creamos acerca de esas energías se nos pegan también.
Envenenamiento mental, le dicen los ocultistas.

Ayer me manda un email una persona de Mexico con la cual hicimos la conexión.
Esperaba encontrar cosas hermosas en su sesión. Pero lo cierto es que nos la pasamos limpiando energías pegadas que traía. No siempre se detecta todo en las sesiones porque la persona necesita mas de una sesión para poder entrar en su SER libre y sin dogmas. Pero cuando se detecta se limpia.
Me aseguro de no salir de la sesión hasta haber quedado claro que todo lo que había fue donde tenia que ir.
Las sesiones son mas que ninguna otra cosa, un trabajo energético de principio a fin.
Trabajamos con energía.
Esta vez, la persona me escribía para contarme que había ido a lo de un brujo chaman y que le había mostrado una energía que le retenía la piernas y la quitó con un huevo y algunas otras estrategias chamánicas.
Lo raro es que esa energía atrapada ya la habíamos visto en la sesión.
Otra vez me quedé pensando en el tema.
No quiero decir que ya la habíamos sacado y la generó otra vez por pensar en ella. Tal vez sí o tal vez no.
Lo cierto es que por primera vez se había dado la posibilidad de encontrarse con eso. Y una vez que lo vió pudo empezar a afrontar el quitarlo de su existencia.

A veces seguimos reteniendo las cosas a las que nos aferramos por tanto tiempo como si fueran la única energía que nos sostiene.
Las energías que se nos pegan nos acompañan y nos hacemos amigas de ellas.
Por eso si bien queremos creer que las sacamos de nosotros, las seguimos sosteniendo porque no sabemos como vivir sin ellas.
Igual que los patrones, las costumbres, los hábitos y los dogmas.

Nadie puede limpiar en nosotros algo que nosotros no podemos limpiarnos en nosotros mismos.
Es como las ganas de ir al baño.
Nadie puede darnos esas ganas.
Es un trabajo individual y personal.

Nada es lo que parece.
Aunque todo tiene una forma de empezar a salir a la luz.
La idea es seguir trabajando en nosotros mismos sin detenernos hasta el final.
Porque siempre podemos dar un pasito mas arriba en nuestro proceso de ser nuestra mejor versión.
Gracias por animarse a seguir y no quedarse paralizados en sus doctrinas.
Nos amo con toda la fuerza de la existencia.
Gracias por dejarme participar de sus historias personales.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>