Una hermosa niña

Una semana divertida.
Empezamos con la madre, una nave.
Seguimos con el padre, un ángel de las huestes de Miguel.
Terminamos con la hija, poseída…

Cuando empezás a relajarte pensando que volvés al viejo esquema… ¡chau! te ponen otra vez en órbita.

Haber hecho las sesiones de la madre y el padre primero me dieron un gran punto de vista sobre lo que me iba a encontrar. Pero, ya sabés, nunca nada es lo que parece.
Empecé la mañana como todos los días, con la única diferencia que fui al baño dos veces. En circunstancias normales no te contaría mi escatológica intimidad. Pero esta vez viene al caso. Siempre me digo, como queriendo buscar una explicación racional y lógica: es algo que comí, es algo que tomé, es frío, es calor… Pero nunca es nada de eso.
Y al final, siempre es una limpieza energética.

Cuando llegó la persona, nos abrazamos como si nos conociéramos de toda la vida.
No es argentina, pero tenemos contacto seguido por facebook. Así me pasa con mucha gente alrededor del mundo.
Comenzamos la sesión y ya tenía mucha información personal porque había atendido el día anterior a sus padres.
Algunas cosas me llamaban poderosamente la atención y pensé que estaba preparada para la situación.
Pero no… nunca lo estamos. Y no es que me haya tomado de sorpresa. Lo esperaba. Pero la forma en la cual se expresan me llaman poderosamente la atención cada vez.

Al principio de la charla me pareció estar hablando con una niña. Es una mujer de mas de 30 años. Pero su forma aniñada me traía esa imagen mental. No es un juicio. Nunca lo es. Pero esas imágenes siempre resultan ser luego importantes en la conexión.

Tratamos algunos temas específicos. Su trabajo, su pareja, los sueños. Y su ansiedad por entender si está o no está cumpliendo con su misión. No es la primer persona que me plantea su preocupación por estar o no estar cumpliendo la misión asi que entiendo muy bien la sensación que provoca.

Los sueños son lo raro.
El que mas me llamó la atención fue aquel en el cual salía de su cuerpo y unos seres altos, muy altos, la dejaban encerrada en una cárcel astral cerca de su cuerpo físico.
Duerme con la luz prendida… pero tampoco me pareció raro… A ver… tengo 51 y duermo con alguna luz cercana prendida también. Toda limpiadora tiene este trastorno…

Cuando hice la pregunta por la salud, todo terminó de cerrar una idea: mucho pis de noche, lentes de contacto, operada de los intestinos, ataque de pánico. ¡Limpiadora! muchas posibilidades.

Pero fue mirar su carta astral lo que terminó de darme la pauta clara de su misión. Sol en Virgo en Casa VII. Medio Cielo en Escorpio con Marte en la cúspide. Muchos planetas en la Casa IX y un barrilete dibujado apuntando a la Casa IX. Se que a los que no estudian astrología o, incluso a los que la estudian, esto no les dice mucho. A mi me habla.
Yo veo a una guerrera (hija de una nave y un justiciero) que vino a brillar para los demás.
Que en algún momento cambiará la filosofía existente transformando conciencias de manera integradora.
Pero ahora estaba teniendo un trabajo que no la llevaba a ningún lugar y vivía con sus padres… ¿por qué?
Y eso intentaba averiguar.

Entramos en la sesión.
Sol en Virgo, es dífícil de inducir en estado de trance, pero no imposible.
Logramos llegar a un jardín muy verde. Era una niña chiquita… (y si… no me extrañó la imagen).
De ahí encontramos una puerta y pasamos a otro jardín, muy parecido al anterior.
De ahí encontramos una escalera que descendía… ¿descendía? Ahí me puse alerta.
Y llegamos a un piso de hormigón. Quedó encerrada en una habitación sin puertas ni ventanas. Oscura. No estaba sola. Sentía una energía fría. Hablé con esa energía. No fue fácil pero ahí estaba hablando yo con la energía burlona. Su tono de voz cambió, se reía raramente. La tenía atrapada ahí porque le daba miedo y se alimentaba de la energía de ese miedo.
Podía ver la energía. Era bajita, informe, oscura y pegajosa… y se reía… se reía y se reía.
Hacía unos momentos que un sueño terrible, pesado, inconmensurable se había apoderado de mi.
Ya me había pasado otra vez en una sesión y no me había dado cuenta que era por la energía. Pensé que solo tenía sueño. Pero hoy no era el caso. Había dormido mas que lo que duermo la mayor parte del tiempo.
Le pedí que se alejara de la persona.
Bajé una columna de luz.
Pedí a la persona que se alejara de esa habitación y subiera por la misma escalera que había llegado pero ahora llena de luz. Pedí a la energía que se aleje de la persona que ahora estaba bajo mi custodia. Y le ofrecí tomar la columna de luz si era su intención elevarse.

Volvimos al jardín anterior. Ahora se sentía libre y sin miedo.
Ahora buscamos una puerta. Había una puerta que era luminosa y la conducía hacia la luz, una luz increíble. Otra puerta que la llevó a un lugar de mayor luz donde se encontró con su Ser Superior, super luminoso. Otra vez el tono de voz cambió. Ahora era firme, con voz elevada, y respondía antes de que yo misma terminara de hacer la pregunta.

La energía era caliente ahora… natural… amorosa. Ya no era fría.
Y me puse en contacto con esa energía.
La trajo para hacer el contacto.
El trabajo que tiene lo tiene que cambiar.
Tiene que hacer “lo que ella ya sabe y que ya le fue dicho“.
Ella sabe cual es el propósito por el cual vino a este plano y NO me pueden participar de ese.

¿La puedo ayudar de alguna manera?
Vos sabés
¿Hay alguna otra energía que tengamos que limpiar?
En cantidad…
¿Esta atrapada, en alguna parte la tienen atrapada?
¡Si!
¿Lo puedo trabajar con ella o tengo que entrar yo por ella?
Vos por ella.
¿Me autorizas para que la vaya a rescatar?
¡Si!
¿Tiene que estar ella presente?
¡Si!
¿Tengo que ir a dónde vive para hacerlo?
¡Si!

Por alguna razón tengo que ir ahí… Las sesiones de la madre y el padre terminan de mostrarme que hay una razón importante por la cual tengo que ir ahí.

También preguntamos si vino con un compañero… y ahi se puso emocional y lloró y lloró y lloró…
No es su primera vida en este planeta y lo que la tiene atrapada es de este plano.
Sin embargo su Ser sigue enviándole mensajes. Por eso la trajo hasta acá.

Hace pis porque limpia, la vista es porque no puede ver lo que hay que ver. La cirugía fue una energía que se estancó ahí. En el ataque de pánico a los 20 años fue donde entraron.

Armamos un escudo protector. Llenamos todo el campo con la luz del Ser Superior y dimos espacio para que el trabajo pueda empezar. Le va a llevar un tiempo realizar el trabajo. Es increíble como cambió la voz en este momento.

No hubo mensajes.
Cerramos la conexión.

El Universo organizará cuando tenga que ir a continuar con el trabajo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Un comentario sobre “Una hermosa niña

  • el 26 noviembre, 2014 a las 3:54 am
    Permalink

    Qué barbaridad, me he sentido tan tan identificada con esta historia, me siento impactada. Gracias Clau.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>