Saliendo de la prisión

¿Me queres explicar por qué me mandas a todos los tikún virgo?
Son brillantes, lo se… Son mágicos, lo se… Tiene el don de ver mas allá de lo que otros pueden ver, lo se.
Pero lo tienen que saber ellos… no yo.

Es increíble como lo encuentro cada vez más seguido.
Los tikún virgo son brillantes como pocos. Pero se encierran en una prisión que ellos mismos han armado.

Esta vez vino un hombre de 54 años. No me conocía, nunca leyó mis web, no sabe cómo me encontró, pero ahí estaba.
Una gran persona.
A los 14 huyó de su casa… se escapó a Rosario… Así empiezo mi lunes.. A Rosario… Miles de lugares en el mundo pero el y su tikún virgo se escaparon a Rosario.
Los papás lo fuero a buscar y lo trajeron de vuelta.
A los 50 se volvió a escapar de su vida… Esta vez a Paraguay.
Pero, ya lo sabemos… huir no es soltar.
No podemos huir de nosotros mismos.

Entramos en la regresión con preguntas básicas.
Lo primero que sucede siempre es que van a un lugar mágico que tienen en su mente.
¿Por qué todo el mundo encuentra su lugar mágico en una playa?
En la playa todo encajaba con una playa real… salvo que era de noche. Nunca nadie fue a un lugar mágico que sea de noche. En la noche veía un planeta allá a lo lejos. Raro… muy raro… quise llevarlo al planeta pero se resistió profundamente.

Seguimos … bajamos de la nube y no quería ver nada… todo oscuro.
Hasta que pudimos sacar información… estaba apoyado en un piso como de marmol… liso y frío. Vestido con un uniforme… En una habitación fría, oscura… Había una puerta… quise hacerlo salir… pero no podía salir… tenía miedo… no sabía que había del otro lado… No hubo forma de hacerlo salir.

Sin embargo, siempre se puede dejar entrar a alguien mas.
Y así dejamos entrar una luz de una esquina…
Con la luz bajó su Yo Superior.
A partir de ese momento no dejó de llorar… ni yo tampoco.

Su Yo Superior le dio una llave dorada brillante para que pueda usar en la puerta que lo tiene prisionero.
Ahora puede usar la llave.
Contestó las preguntas básicas. Salvo una… no le contestó la pregunta de pareja… tiene que resolverlo solo.

ASí son… nos deján aca… con nuestras miserias… Y tenemos que tomar decisiones solitos.

¡¡¡Gracias!!! Eso se llama libre albedrío.

Vino a ayudar. Y me consta que tiene la fuerza para hacerlo.
Pero para ello, primero tiene que poder ayudarse a sí mismo.

En una regresión tradicional, todo hubiera terminado con las preguntas, la sanación y los mensajes.
Pero esta vez decidí ir un poco más allá.
Ayudé a que la Luz se fuera por el mismo lugar que vino.
Lo llevé a que use la llave para salir.
Y salió…
Esta vez ¡Sí! pudo abrir la puerta de la prisión y salió.
Salió al lugar más maravilloso que jamás hubiera visto.
Salió a ayudar.

Es una regresión que daba para muchooooooooooo mas…
Me quedé con la inquietud del planeta.
Pero sólo muestran lo que se puede mostrar en el estado en el cual la persona llega.

Usualmente hago solo una regresión por persona.

Te los mandamos para que los encamines… me dijeron una vez.

Y solo hago eso…
Después la vida se encarga.

Gracias… gracias por dejarme participar de sus vidas.
Porque me permiten participar de la mía.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>