Opiniones del Libro Semillas Estelares

Gracias Perla Acosta Solano

El libro Semillas Estelares, el desafío del ser humano. Es un libro muy interesante porque cada página que leo me ayuda a comprenderme como Semilla Estelar que soy (una extraterrestre). Si no hubiera experimento mi primera sesión de Conexión Cuántica ni sintiera todos los síntomas (físicos, no físicos, etc.) que describe en este libro diría que todo es irreal. La verdad es que cada página que leí me llevó a recordar quién soy y que vine a hacer; y también a entenderme como humana y entender a los demás humanos. Hay tantas cosas que siento y que experimento y que no he sabido explicar, pero Claudia lo explica muy bien en este libro. De no ser por estos libros que escribe Claudia, diría que estoy loca (sí loca, porque también oigo voces, hago viajes astrales, etc.) y que hay algo malo en mí, y tal vez no hubiese sido capaz de reconocerme a mí misma y aceptarme tal como soy, que no hay nada malo en mí. Gracias a Claudia, empecé a soltar las creencia y programas que me limitaban y empecé moverme de la zona de confort, no es fácil, pero se puede.
En estos últimos meses mi vida se revolución, una cosa me llevo a otra y por el camino fui soltando lo que ya no resonaba en mí. Alguien muy cercano me dijo que no le parecía bien lo que hacía y como podía seguir a alguien que hablaba de temas que no estaban demostrados, y que todo lo yo que estaba haciendo le asustaba. Me quedé de piedra por un instante, pero me dije quién soy para decirle que es lo tiene que creer o sentir, aun cuando lo amaba con todo mi Ser; estaba claro que nuestra percepción era distinta y experimentábamos la vida de forma distinta, así que lo mejor que podía hacer es soltar esa relación. Si como dice Claudia, cuando uno conecta con la esencia que uno ES, ya nada vuelve a ser lo mismo, por lo menos en mi caso así es. No podría dejar de ser lo que soy o ser lo que otros esperan que sea, aun cuando los amara con todo Ser. No puedo apegarme a nada y nadie y olvidar quien soy y que viene a hacer. La verdad no sigo a Claudia, la escucho porque lo que dice y escribe resuena en mí y lo siento con todo mi Ser. Este libro y el primer libro de Semillas Estelares me ayudan a recordar que no importa de dónde vengo, sino a que viene al planeta tierra. Vine a experimentar ser humano, acompaña a cada ser humano y amar desde el amor incondicional y cómo dice Claudia, no es fácil, pero se puede. Cuando uno conecta de corazón a corazón todo fluye. Nunca he sido tan feliz como lo soy ahora. ¡¡Gracias Claudia por la gran labor que haces!!

El libro.
Somos seres espirituales aventurándonos a una experiencia física en este Planeta. Diferentes esencias espíritus en un mismo diseño: computadora bio-lógica humana. Con muchas potenciales misiones individuales. Pero con un gran objetivo en conjunto: devolver la vibración de la plantilla original.
Sí, el Proyecto Humano fue convenientemente diseñado para lograr una experiencia mágica y maravillosa de desarrollo individual en forma colectiva. Con apoyo, soporte y contención en cada una de las etapas evolutivas humanas. Y luego, con la intervención y la mezcla, se convirtió en “esto”. Sexo, droga y Rock & Roll, abuso, supervivencia, enfermedad, carencia, drama emocional, colonización y conquista. Y mas…
Para reestablecer la vibración original, hace varias décadas que vienen Semillas Estelares en un cuerpo humano. Esencias que vienen de las estrellas. De otras realidades, de otros mundos, de Galaxias lejanas. Por primera vez en el Planeta Tierra, experimentando humanidad.
Al parecer, ese vendría siendo el punto de desajuste al Voluntariado. Una vez que encarnan, se convierten en “humanos”. Se olvidan de su origen, pierden de vista la misión, se desconectan de la tierra y se separan del colectivo. Ser humano es todo un desafío. Incluso para alguien que viene del Infinito. Sobretodo para alguien que viene de ahí.
¿Que te puedo decir? Si sos una semilla ya sabes de que se trata: abandono, exclusión, división, no encajar en nada. Entenderlo todo y no ser entendido. Aislamiento. Rareza. Locura que no lo cura. Creer que hay algo mal en un mismo… Y no… no hay nada mal. Somos extranjeros en la Tierra.
¡Extraño casa! ¡Vuelvan a buscarme!¡Los humanos son raros!
Nos quedamos hasta terminar. Y falta…
Mientras tanto, ya que estamos en el baile… bailamos.
tapasedos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat