Miedos y talismán

Cuando estuve en Lima tuve la oportunidad de conocer a un indígena producto de una chamana del Cuzco y un chamán de Arizona.
Un ser bastate especial que ya te contaré cuando escriba esas sesiones.
Cuando lo conocí dijo tener preparado un talismán de 7 metales que era para mí.
La verdad es que me lo vendió y yo lo compré.
Dice que es un ángel.
Y me dio un ritual para realizar las siguientes 8 lunas llenas.
La idea es eliminar en cada una de esas 8 lunas algo de mi vida. Algo que ya no quiera sostener. La luna 9 podré usarlo para sanar.

La primera luna me perdí en la fecha. Y si… Doris.
La segunda lo agarré justo. Y justo justo justo es la Luna llena en Cáncer con un gran poder.
Y como recordarás tengo Tikún en Cáncer. Y ese nodo lunar toca todas mis emociones.
Esta primera meditación era para deshacerme de la peor emoción que encontré en mi sistema.
Si vamos a empezar, empecemos por lo mas grande y por la luna mas poderosa.
Te cuento

La primera meditación se focalizó en lo primero que quiero eliminar de mi vida.
Surgió algo muy ancestralmente arraigado en mi inconciente.
Y los pensamientos vinieron de esta forma:

1. ¡Uy! ¡Es un miedo!
2. si sacas ese miedo sacas la fortaleza que te daba ese miedo
3. no importa. Ya encontré la forma de focalizar en la fuerza en lugar de obtener fuerza de ese miedo
4. donde ponés tu foco es donde ponés tu realidad. Poné el foco mas arriba
5. si pongo el foco mas arriba salgo de este mundo. Y si salgo de este mundo luego no puedo entender lo que se siente ser humano.

Ya entendí.
Yo solita puedo de ahora en mas. Esto quiere decir que no voy a necesitar esa emoción para que impulse mi vida.
El miedo tiene ese poder, impulsarnos a seguir adelante o mantenernos frenados. Libre albedrío.
También puedo elegir moverme en la vertical de esa emoción sólo para recordar lo que se siente siendo instintivamente humano. Y solo para poder empatizar con quien lo siente cuando viene a las Conexiones. Solo podemos apoyar el proceso del otro si “entendemos con el alma” el lugar en el que está.
La realidad es que bajamos hasta donde está y lo acompañamos en el camino de subida. Pero, el otro tiene que querer subir.

El miedo es un motor muy poderoso. Pero la voluntad humana lo es mas.

Acabo de sacarme la emoción mas primitiva que tenía en mi sistema emocional humano.
¡¡¡Agarrate Catalina!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat