Los creadores

La escena que voy a relatarte es surrealista. Pero es verdad en todas las formas en que la misma puede ser VERDADERA.

Ocurrió hace apenas 15 minutos.
En Buenos Aires, Argentina, entre una mujer de apellido Gonzalez proveniente de Monterrey, México y otra mujer de apellido Gonzalez, titular del domicilio.
Como nada es lo que parece, una hablaba en calidad de creadora de diversas realidades multidimensionales y la otra… bueno… también… Una es conciencia colectiva y la otra… bue… también.
Hablaban acerca de qué es lo que falló en la creación del humano. Porque, definitivamente, algo falló… (mientras me acordaba de aquella conexión entre facilitadoras en las cuales decían que no podía entender por qué los humanos hacían lo que hacían).

Y la conclusión fue clara… la desconexión.

Es muy divertida la experiencia humana, en el sentido en que vienen a hacer de cuenta que son algo que no son para comportarse como si fueran cualquier otra cosa para luego recordar quienes de verdad son y volver a la conciencia SOMOS. El problema, y es la causa del fallo en el proyecto, es que al querer convertirse en individuos (resultado de proceso de individuación) no solo olvidaron que son esencia colectiva sino que, también, se desconectaron de esa esencia.

El hecho de desconectarse de esa esencia hace que pierdan la fuerza y la potencia para querer volver.
La desconexión provoca ausencia de esencia. La desconexión sumerge a los experimentadores en un abismo del que luego no pueden salir porque no encuentran las razones para hacerlo. Y así… se pierden… en la experiencia en el mundo ilusorio material.

Los humanos desconectados no tienen solución.
La conexión solo puede establecerse desde la esencia de cada uno manifestada individualmente en esta dimensión.
Por eso han venido las semillas estelares.
Muchas de las semillas estelares se han olvidado, también, quienes son… algunas hasta se han desconectado, actuando como humanos desconectados.

Pero no todo está perdido en esta experiencia. Los que no se han desconectado aún pueden recuperar su poder. No importa quienes sean, no importa de dónde vengan.
Solo importa que fortalezcan su conexión con la esencia para poder continuar con la misión.

Y esta es la razón de la reunión de los creadores en esta realidad.
Facilitar el movimiento energético para que la energía se pueda diseminar y actuar sacudiendo la nube que cubre la experiencia y facilita la desconcexión.
Entender el fallo que ha provocado esta problemática a los fines de resolverlo.

Hace tiempo que vengo comentando que la energía de la conquista se ha movido entre México y Argentina así que no voy a volver sobre ese punto.
Hace tiempo que vengo diciendo que cuando México despierte empieza la aventura.
Por la voluntad o a la fuerza.
Y por eso una venía de Monterrey y la otra de Buenos Aires.

La charla fue una charla común y corriente. Como todas esas charlas que tengo con las semillas estelares que no recuerdan quienes son y qué están haciendo acá. Esas que se sienten abandonadas y excluidas, como sapo de otro pozo, queriendo encajar pero sin lograrlo.
Nada me hacía suponer lo que iba a suceder durante la conexión, aún cuando las experiencias de vida que me contaba eran muy parecidas a las mías. Aún cuando su carta astral era un gps muy similar al gps que me fue asignado al nacer.

En la conexión se motró que viene de otra dimensión. Una dimensión al estilo Avatar donde todo está conectado con todo. De un lugar (sin espacio ni tiempo) en el cual es la sucesora en el orden de la creación para definir qué crear cómo y cuándo. Como si fuera la hija del creador (son creadores de dimensiones, realidades, desde lo mas sutil hasta lo mas concreto) que se fue del Reino para investigar lo que sucede con lo creado.
Al parecer es la primera que abandona la conciencia colectiva para ir a investigar qué es lo que sucede con lo que crean… y… lo que sucede… en particular con los humanos (estuvo visitando también otras realidades)… es que hay un fallo en el proceso: la desconexión.

Una semilla estelar, creadora de realidad, experimentando la creación hasta darse cuenta de los ajustes que tiene que hacer en el proceso de creación para corregir el fallo.
Lista para volver a su reino a ocupar su lugar y dar espacio a que el padre siga el proceso hacia la fuente.

No vino a ayudar a nadie, a acompañar a nadie, a ninguna misión particular desde el punto de vista humano. Solo esta acá, como estuvo en otras dimensiones antes (si es que existe el antes) para experimentar lo creado y hacerse cargo de la creación habiendo participando de sus consecuencias.
No hay nada que tenga que hacer, solo ser.
Ni siquiera trabajar para ganarse la vida. La vida ya la tiene y sustento nunca le va a faltar.
Solo tiene que manifestar su vibración en esta realidad.

Una de las cosas que mas me llamó la atención es que padece de fibromialgia. Es el dolor por los fallos en la creación. Y el sentido es “hacer carne” la experiencia. Al parecer es el dolor el que permite que la memoria se cargue en el sistema de manera de poder conservar el recuerdo de la experiencia.

Hizo todo lo que había que hacer, como humana… Cumplió todo el protocolo “ser humano”: profesión, matrimonio, hijos (por cesárea), divorcio, trabajo como la gente y con la gente (es contador publico). Sin embargo, no importa lo que hiciera, nunca encajó. No entiende las conductas humanas.
Acá es donde me resonó con gran fuerza aquella conexión… “no entendemos por qué hacen lo que hacen y no sabemos como ayudarlos porque tampoco piden ayuda“.

Es la desconexión.
La desconexión provoca ausencia de esencia.

Los creadores han comprendido lo que es SER HUMANO…
Esta vez viene con fallos… y bue… es un juego…

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>