Las puertas

Los humanos y sus costumbres de no ver lo que tienen en la punta de la nariz.
Andamos por ahí buscando portales y nos perdemos las puertas cotidianas.
Cada amanecer es una puerta a un nuevo día.
Hasta parece un ingenuo comentario. Pero no por eso deja de tener valor.
Cuando empezamos a mirar donde hay que ver todo comienza a cambiar de sentido adelante de nuestros ojos.

Si tuviera que definir el sentido del viaje a México diría: LAS PUERTAS.

Todo sucedió en medio de puertas que se abren y se cierran.

¿Será que Mexico es la puerta a algo?
Y si… ha sido la puerta de entrada a la colonización. Veremos que puertas está abriendo ahora.

Viaje con Patricia. Desde el primer avión hasta el último todo fue puertas abiertas y puertas que hubo que abrir para facilitarlo todo.
Buenos Aires – Panamá – CDMX (ciudad de México) – Puebla – Querétaro – Guadalajara. A la ida.
Guadalajara – CDMX – Panamá – Buenos Aires.

Los dos aviones Panamá CDMX ida y vuelta nos asignaron los asientos de la puerta de emergencia y nos explicaron lo que teníamos que hacer en caso de que fuera necesario abrir la puerta.

Usamos colectivo (micro) para ir a Puebla, Querétaro y Guadalajara. En el de Puebla nos sentaron al final. En los otros dos en la puerta de entrada del segundo piso. Todos los que iban arriba pasaban por adelante de nosotras.

Pero también tuvimos problemas con las puertas de entrada a la habitación de los hoteles.
En Queretaro estábamos en el segundo piso. Cada vez que salíamos de la habitación perdíamos la llave de la puerta y teníamos que pedir que sustituyan las llaves. Creo que nos recordarán por siempre. Solo estuvimos dos noches y perdimos las llaves de la puerta todas los días.
En Guadalajara se desmagnetizaron las llaves de las puertas de entrada a la habitación. No importa cuantas veces las cambiaran, se desmagnetizaban. Tuvieron que cambiar la cerradura de la puerta.

Pueden ser que en un viaje te suceda una u otra vez algo con las puertas.
Pero este viaje ha sido definido por las puertas.
Cuidamos puertas.
Cerramos puertas.
Abrimos puertas.
Pero también llaves.

La gran reflexión es… el Universo nos viene mostrando claramente con acciones que es lo que vamos a hacer y ser en cada uno de los lugares donde vamos, incluida la vida cotidiana. Ahora… ¿lo vemos?
Nos dan la información. Pero la única puerta que tenemos para acceder al significado de esa información es nuestro foco y nuestro discernimiento.

Va siendo tiempo de empezar a usarlos.

En la charla de Guadalajara también se abrió una gran puerta.
Fue en un centro Jesuita.
Por primera vez en la historia decidí dar la charla contestando preguntas.
Se habló de aborto, suicidio, re-ligión, reencarnación, conquista. Entre otros temas de similares características. Al lado de la cruz y del sagrado corazón.
Pero también se hablo del concepto dios, así, con minúsculas.

Se cerró en la mente de muchos una gran puerta: la del DOGMA.
Y se abrió en la mente de algunos una gran posibilidad.
SOMOS el infinito manifestándose como partícula divina.

Llave y clave que abre puertas.
Ahora el trabajo de cada uno es atravesarla cuando esté listo. Por la voluntad o a la fuerza, como lo administra el mismísimo Universo.

Gracias por aventurarse a SER lo que SOMOS.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>