La visión del Aguila

Como sabrán soy un poco impredecible con este trabajo.
A veces, pero no siempre, el mismo día de la charla hacen la regresión. El caso que les voy a contar no es uno de esos.
La charla la hicimos un día y aparecieron tantas cosas lindas y para pensar que me pareció mas oportuno hacer la regresión en otro día. Acoramos la cita para otro día y así fue.
Hoy a la mañana, recibí un inbox en facebook de una persona promocionando un libro que trata sobre: la existencia de un círculo infinito casi imperceptible, dentro de la evolución de la especie humana, a través del contacto de unos seres de orden superior, que vigila y ayuda a la humanidad desde el principio de los tiempos.
La evolución humana relacionada con los ET.
Que bueno… Nada me hacía pensar que una cosas se relacionaba con la otra. Sin embargo, fue raro recibir información de alguien que no conocía y de algo que no había pedido. Pero… así es la vida.

La persona es un hombre joven. Sol en Piscis y Tikún en Tauro. No hacía falta que me dijera mucho mas. Verlo y escucharlo y me hablaba de su energía. Un encanto de ser, antena sanadora. El tema era ver cómo hacía para encontrar el hilo conductor particular que traía.
Usualmente, a medida que van hablando la historia se va rebelando solita.
Trabaja creando contenido audiovisual.
Los Piscis son fantástico para la música. Y si además tienen foco en lo visual, el combo se presenta casi perfecto.
Adicionalmente, a lo largo de su vida anduvo buscando y explorando por diferente temáticas. Fue eso lo que lo llevo a Dolores Cannon y eventualmente lo trajo hasta la sesión conmigo.
Crear la realidad.
Eso es lo que hacemos… creer es crear.
Llegó a la sesión con un sueño repetitivo que traía de joven.
Me dan un bebé para cuidar. Estoy en medio de un terremoto y tengo que cuidar la bebé.

El día de la charla previa, el sueño no tenía mucho sentido. Pero si todo el resto de la información que se llevó para investigar.

Llegó el día de la regresión.
Y ahí estábamos.
Doris necesitaba ayuda. Se había olvidado de todo. Pero una revisión de la bitácora y algunas ideas aisladas y volvió la memoria de repente.
Llegó a la sesión con otro sueño.
Estaba en algo así como un viaje de egresados y de pronto tenía que salir al ruedo, a la lucha. Como si estuviera en ese pasillo de los gladiadores antes de entrar en la cancha. Pero no le daban armas. Salía a la batalla sin armas. Pero listo para la tarea. Él mismo era el que arengaba a los compañeros. Era el momento justo. Ahora.

Simbólico ¿no?
El bebé ya era grande, había egresado y estaba listo para la batalla.

Así entramos en la sesión. Llevando además, las preguntas típicas.

Se vió en una selva, con cabeza alargada. Vivía en el planeta Tierra hace mucho mucho mucho tiempo. Había venido de Arcturus a sanar. Estaba en pareja con una humana. Vino a sanar él y en ese proceso aprender para sanar a otros. Y si… tikún en Tauro. Tiene como unas luces en las manos. Con esas luces sanaba animales. Es raro porque en esta vida padece de alergia y le dijeron que la alergia es porque como animales.
Vimos un poco de esa vida y lo llevé al momento de la muerte. No muere de viejo ni de enfermo. Está siempre joven. Pero llegó el momento de irse.
Le faltó en esa experiencia de vida algo relacionado con volar… como si fuera un ave.

De pronto nos encontramos con un serpiente. Apareció así de la nada.
Pregunté si podía comunicarse y dijo que sí.
Pregunté si era la conciencia del Ayahuasca y dijo que sí.
Le vino a avisar que conecte las alas que ya tiene.
Y a mi me dijo: GRACIAS.
Amo a esa conciencia. Es tan amorosamente sanadora…

Luego continuamos con la sesión.
La idea de misión tiene que ver con contar la evolución de la humanidad desde los animales.
Pero no contarla en el sentido conspiranoico, sino uniendo la experiencia del animal con el ser humano.
No están separados.
La experiencia del día sexto, dije yo. Animales o humanos. Somos lo mismo en diferente experiencia.
Eso es lo que vino a hacer, comunicar. Comunicar un enfoque evolutivo. Desde los animales incluyendo las otras civilizaciones.
Tiene una sensibilidad visual.

Es muy significativo como la persona hablaba refiriéndose a sí mismo en tercera persona, cuando hablaba el Ser Superior y hablando de yo y sí mismo cuando hablaba desde el yo.

También surgieron conceptos que me hicieron acordar a los códigos que me dieron en México.
El bebé que está cuidando puede ser tanto la humanidad como un dispositivo que será entregado a la humanidad por otra civilización para regular el plasma.
Ahí es donde entendí que tenía que ponerlo en contacto con el hombre al cual le tengo que entregar los códigos.
Un eslabón mas del hilo conductor.

Vino con una compañera, a la cual ya conoce. Pero no había reparado en ella. Es bastante huidizo a las relaciones. Siempre pensó que es primero encontrarse a sí mismo y a su misión y desde ahí construir una relación.
¡Que lindo!
Esa es la base de una relación duradera eternamente.
Juntos, cada uno parado en sus propios pies construyendo algo grande para la Humanidad.

Esta bien encaminado. Tiene que poder volar como el Águila.

Revisamos su cuerpo físico y sus cuerpos energéticos.
Pusimos un escudo protector que mantenga su nivel de vibración elevado.
Pedimos mensajes.
Tiene muchas ideas que tiene que bajar a la Tierra.
Dejando fluir y volar todo estará donde tiene que estar.

Decidir ser un Águila. Volar es una decisión.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>