La mujer árbol

Hola aventureros. Nuevo mensaje para tener en cuenta. Haciendo una regresión surgió el caso de una energía que vino al Planeta Tierra por primera vez como árbol. Su misión era limpiar las formas de pensamiento que los humanos que se acercaban dejaban en la átmosfera.
Es la primera vez que escucho a alguien decir: este planeta es maravilloso. Perdón, la segunda, porque es la frase que me repito a cada instante. Es sólo que no podemos apreciar esa maravilla todavía.
La sensación siendo árbol era de lentitud y frustración porque no importa las miles de formas con las cuales intentara limpiar los pensamientos, los humanos volvían a ensuciar los alrededores con sus pensamientos básicos de supervivencia, dolor, angustia, insatisfacción, etc. etc. etc.
Sabemos que la fotosíntesis es el proceso por el cual los árboles alquimizan lo que no respiramos para convertirlo en lo que sí respiramos. Pero para mi esta forma de ver a los árboles ha sido nueva.
¡Cuánto tenemos que aprender de los árboles!
Imaginense lo que sería si en lugar de ensuciar con nuestros pensamientos la atmósfera, la limpiáramos. Cuesta el mismo trabajo. Pensar bien que pensar mal. Es cierto que para el alma no existe bien ni mal, solo es experiencia. OK! Tal vez sea el momento de comenzar a experimentar una nueva realidad, creando pensamientos de evolución, amor, paz, iluminación, satisfacción, certeza, alegría, etc. etc. etc.

El otro día una persona posteaba en mi facebook algo relacionado con su “bello ser” y que quería salir del ego.
El bello ser que tenemos experimenta la dualidad en este mundo. Incluso va al baño y hace sus necesidades fisiológicas que de bello tal vez no tengan mucho. Pero es la realidad con la cual experimentamos. Pensamientos de supervivencia y pensamientos de iluminación. Bello ser y ego que se arrastra. Luz y oscuridad mezcladas de una manera imposible de discriminar.

Pero, una cosa no quita la otra.
La energía árbol tuvo que encarnar en este mundo porque la oscuridad que creamos es más profunda que la luz que creamos. Se requieren entonces… alquimistas en diferentes formas y en diferentes mundos.
Mientras nosotros seguimos dividiendo en lugar de discernir, vamos a seguir necesitando energías que vengan a limpiar lo que ensuciamos.
Mientras no nos hagamos cargo del alquimista que llevamos dentro, otras energías tendrán que venir a alquimizar.

LIMPIEMOS LAS COSAS QUE ENSUCIAMOS.
Energéticamente hablando y físicamente también.

Porque así como tenemos el poder de crear, tenemos el poder de destruir.
Y no hay nada que esté bien o esté mal.
Todo es experiencia.
Pero esa experiencia produce frutos dulces o frutos amargos.
Y alguien siempre limpia los restos que quedan de las experiencias.

Así que creemos CONCIENCIA y despertemos al ARBOL QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO.

ARBIDA

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>