La astronauta rusa

Cada sesión es una aventura. Estar en Medellin viene siendo muy agradable, pero la historia de la humanidad con minúsculas medida en abusos y maltratos está a la orden del día. No te voy a hablar de esas sesiones porque forman parte del nuevo método que se viene mostrando. Pero si te voy a contar las sesiones que venimos experimentando juntos. Volvieron los ET.

Siempre te cuento lo que experimento yo, o lo que yo veo desde mi punto de vista. Lo que vi en esta sesión me resultó sumante interesante. Desde el principio todo me empezó a hablar. Cuando entró ni bien la miré a los ojos me dio una puntada en la cabeza. Aha… me dije… esto va a ser interesante.
La tercera hija de una familia numerosa. Nació el día justo que el hombre pisó la luna. Su padre le puso como nombre el de una astronauta rusa. Tikún en Piscis a mi me da la idea de una gran conexión. Todo me llevaba a un lugar bien conocido: semillas estelares.

La charla comenzó con el relato de los hechos de su vida… ¡te la regalo! Eso si que es despertar. Muchos huirían despavoridos con la mitad de los acontecimientos que tuvo que experimentar. Pero ahí estaba ella, contándomelo todo. Lo tenía todo anotado en su celular. Hasta en uno de esos “encuentros” le entregaron un símbolo y un número. Y le dictaban cosas que escribía antes de despertar pero no podía recordar ni podía entender el idioma.

A veces escribo tonterías en el facebook… y a veces soy tonta… también. Es la única manera de sobre llevar las cosas que escucho en sesión diariamente. De vez en cuando me llega uno que otro con delirio místico, no te lo voy a negar. Pero como no hago juicios, para mi son todos iguales. Un poco locos todos. Porque de tonto y de loco todo el mundo tiene un poco, dice el refrán.

El caso es que en medio de historias que venía escuchando todo iba cuadrando con el diagnóstico de semilla estelar. Bue… diagnóstico… solo por no tener una cosa mas adecuada para tipificar. Inadaptada, escucha voces, tiene eventos de conexión, separada, síntomas, la tildan de rara y de loca… y eso que no viste su carta natal. Nunca había visto una como esa.

¿Preguntas? Las típicas… ¿Salud? Lo típico: ojos, tiroides y rodillas.
Comenzó la sesión y se vió como un hombre de las cavernas, de cabeza ancha, grande como si fuera cuadrada, construyendo algo así como una vivienda en la playa, escarbando en la arena. Sintió como que lo habían dejado ahí… o como que había nacido ahí. No pudo definirlo. Intenté llevarla mas atrás para ver de dónde vino. Se dijo como si fuera un hombre de cromagnon. Intenté indagar costumbres. Comía semillas y hojas, de lo que iba encontrando en el lugar.

Moví la escena hacia un momento importante. No había nada mas. Y recurrí al cambio de dimensión para tratar de entender de qué se trataba todo eso. Pasó al Universo y se vio flotando ahí. La sensación era muy agradable. Ahí se encontró con unos seres. Sus compañeros. La emoción se hizo presente y comencé a hablar con ellos. Le imprimieron tranquilidad. Son ellos los que le hablan en esta dimensión. Esas voces que ella escucha. Son su familia. Ellos saben que ella está encarnada en el planeta y ellos participan de esa encarnación. ES una de las imágenes que ella tiene cuando se ve a sí misma como un fractal, como si fuera un acordeón. Ellos son los que le van dictando en sueños. Se lo dan como un código, un mensaje para que compruebe que son sus compañeros. Aunque se bloquea porque le da miedo.

Comenzó la evolución desde el principio. Es un alma antigua. Viene haciendo todo el proceso evolutivo. Vino a experimentar porque eso es lo que deseó. Pero también vino a ayudar, en especial a los niños de la Nueva Humanidad. Es como si le imprimiera a esos niños todo el conocimiento de toda la humanidad que ella posee.
La persona, a partir del 2010, un momento de un gran cambio en su historia de vida, comenzó a trabajar cuidando niños.

Es sanadora, usa sus manos para sanar y alquimizar los lugares. A través de la emoción puede transformar la energía de las personas y de los lugares. Limpia. En sueños le han dado un símbolo y un número. Es lo que identifica quienes son y de donde vienen. Ese símbolo le sirve para tomar energía e impulso. Y también como herramienta para conectar y sanar.

No vino con compañero, sus compañeros están siempre con ella. Lucha por no estar acá. De hecho a los 15 años tuvo intento de suicidio. Pero hay que estar acá. Acá es donde la tarea se está realizando, además de experimentar este hermoso planeta que es lo que también quiso hacer, aunque ahora no se recuerde.

La tiroides está como está por el silencio que viene guardando sobre las experiencias que va teniendo para no parecer loca. De todas maneras, no lo logra. Siempre ha sido la rara. Los ojos se están debilitando porque no se anima a ver lo que de verdad es. A partir de ahora ya no tiene mas alternativa que verlo. Las rodillas le molestan por el rechazo a estar aquí. Son las rodillas las que sostienen el estar aquí. Es un recordatorio de que no es de acá.

Hicimos algunas preguntas personales también. Todo tuvo su respuesta. Ahora hay que hacer el trabajo. Canalizar el don para no perderlo.

Gracias… cuando encuentro personas así recuerdo por qué estoy aquí y ahora encarnada en este planeta y todo el esfuerzo que hago para seguir acá tiene sentido.
Vamos mas arriba…

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>