Hipnosis y otras estafas

Siempre digo que la experiencia terrestre es una pequeña porción del infinito camino que, fractalmente, nos regalamos.
En ese camino que media entre la vida y la muerte en el Planeta Tierra experimentamos muchas cosas. Tantas como nos permitamos. Y lo hacemos desde diferentes niveles de conciencia. Si logramos movernos hacia el siguiente nivel de conciencia cuando un acontecimiento poco agradable nos sucede, es que ese acontecimiento ha servido para algo. Si solo nos quedamos en lo terrible del acontecimiento, hemos perdido la oportunidad de alcanzar el siguiente nivel, por lo menos en este punto del proceso, y requeriremos otro acontecimiento de similar o mayor magnitud para tomar el siguiente nivel de conciencia.

Gracias al Cielo el Universo es tan maravilloso que siempre está dispuesto para proveernos de otra experiencia similar, o peor… con la única finalidad de que tomemos el nivel de conciencia que estamos listos para adquirir vía experimentación personal en este plano.

La historia que te voy a contar es una de las mas perversas que me ha tocado escuchar.
Te voy a contar mi versión de la historia. Lo que me quedó de lo que escuché. Y, con mi mayor esfuerzo, voy a quitar toda la emoción que me produce. Cuando hay un psicópata en el medio no puedo evitar sentir el síndrome barreda (un dentista argentino que un día en un ataque de furia asesinó a todas las mujeres de su familia).
Lo que diferencia a un telón de fondo de una semilla estelar no es que tienen deseos diferentes. Es que el telón de fondo no tiene empatía ni filtro. Y la semilla estelar los tiene en exceso y respeta el libre albredío en todas sus formas.

Esta es la historia de una semilla estelar y un telón de fondo.

Ojalá fuera una novela… pero no lo es… Es una historia de la vida real (ok convengamos que es solo un juego novelado, pero las experiencias son reales) en el Planeta Tierra en pleno siglo XX y XXI.

Sabes que cuando empiezo con las sesiones todo me habla… Ni bien escuché el nombre de la persona (es lo primero que pregunto) todo me empezó a decir que esta sería una sesión excepcional.
Por razones de privacidad voy a evitar todo datos personal.
Al ratito de la charla donde iba escuchando la historia personal, el mensaje ya estaba claro:

RECONOCE TU PODER
RECUPERA EL PODER ENTREGADO
MANIFIESTA TU PODER

Tikún en Escorpio. Definitivamente estamos hablando de PODER.
Ahí vamos.

La persona tenía 3 matrimonios. Los dos primeros fueron muy completos de simbolismos. Pero hasta que no llegamos al tercero no me di cuenta de lo profunda y colectiva que era la experiencia que la persona nos venía a contar.

Conoció a su tercer marido de “casualidad”.
Convengamos que con ese nodo lunar la persona tiene un poder personal muy fuerte. Solo que no habia sido reconcido por ella todavía. Pero si por los psicópatas preparados para vampirizar ese poder. Toda personas vinculada a un telón de fondo no se da cuenta de su poder, ni entiende que están con ellos no porque sean débiles sino porque son sumamente poderosos. De ellos se alimenta el vampiro. Y lo hace de una forma tan profunda que hasta sienten que son poco valiosos. Estrategia narcisista vampírica.

Su tercer marido era un hipnotizador conocido. Era capaz de hipnotizar a mucha gente.
Un día la invitó y pasaron un momento en compañía. Ella sentada y él rondando a su alrededor. Hasta que se dio cuenta que no se podía mover. La conciencia se movió del estado de vigilia a un estado de ensoñación conciente y se dio cuenta allá a lo lejos que él esta intentado tener relaciones sexuales pero que ella estaba tan rígida que no pudo lograrse la penetración.

Como en esos estados de hipnosis una no se da cuenta que es real y que no… y como el hipnotizador es muy hábil con sus mecanismos… se volvieron a ver…
La estrategia siguió igual… solo que la segunda vez si logró la penetración.
Con el mismo estado de conciencia de la víctima: apagado.
Y con el resultado de un embarazo.

En el mientras tanto, el hipnotizador en medio de su estrategia “bajaba información” de su víctima de “otras realidades”, hipnotizándola, y creaba un producto que permite crear campo vibracional. O algo así… evitemos datos muy personales.
En el medio, crearon empresas vendiendo estos aparatos.
El aparato lo creaba él.
La vibración la aportaba ella.

No es el aparato… eres tú…

Cuando el hipontizador logró lo que quería… se buscó otra mujer y se fue.
Se llevó el aparato, y las empresas…
Como si eso fuera la representación del poder.

Nada ni nadie puede quitarte el poder que portas. Por mas que use la herramienta mas sugestiva que pueda conseguir.
Puedes entregar el poder que portas… solo hasta que reconoces quien eres.
Ahí… empieza el camino en otro nivel de poder.

La mujer ha reconocido su poder. He visto su brillo florecer.
Ha reconocido la historia y ha entendido que no se necesita un aparato para “crear campo”. Somos el aparato y el campo. Somos también la esencia que lo crea todo.
Y a eso se dedica ahora… a acompañar proceso de reconocer el poder personal.
Está creando un técnica energética personal.
Y tiene el poder y la experiencia para traer ese campo a la manifestación.

¿El hipnotista?
Sigue hipnotizando gente por ahí… y vendiendo un producto que no tiene energía esencial. Aunque mucha gente lo compra.

Te decía en un post anterior…
Fijate dónde esta tu conciencia mirando la pirámide de Maslow.
Es un buen indicador de tu camino…

Pero parece que no es el único caso… te dejo lo que salió en el diario hoy
https://www.clarin.com/sociedad/investigan-medico-instigo-suicidio-mujer-traves-hipnosis_0_BJlYBsRCg.html

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>