Hibridos… chan chan

Como ya sabés, nada es lo que parece y nadie es quien dice ser. A veces tenemos padres adoptivos y a veces padres galácticos. Es hora de abrir la mente.

Una sesión maravillosa, con un ego sumamente resistente. Pero… tarde o temprano, el ego se relaja y entrega el control. Si lográs vencer la resistencia del principio (se requiere paciencia), luego todo fluye.
Al final de la sesión, momento de las dudas, la persona misma se repetía:
1. las emociones no se pueden fingir (hubo momentos de llanto del alma en la sesión)
2. si voy a decidir inventarme algo, mejor me invento una historia de princesita y no esta locura

Como siempre digo, nada mejor que la experiencia vivencial de uno mismo. Ya tenemos bastante con la lucha de nuestro ego y el tener que hacernos cargo de nuestra propia historia psiquiátrica como para, encima, tener que creer la historia que otro puede leernos para nosotros. Pero bue…

Así pasa… y ya hablamos de la frases célebres:
me lo inventé todo…”
“pero … ¿cómo?

Había una vez… hace más de 40 años… una mujer argentina que era inseminada artificialmente con una jeringa y una aguja larga por un ser muy muy muy alto. La inseminación se produjo con óvulo humano y espermatozoide no humano. El resultado fue una hermosa persona que tiene más de 40 años, es sumamente normal, felizmente casada, con hijos, que viven en Argentina, porque ahí hay más como ella y que ha venido a enseñar a este mundo; particularmente a Buenos Aires porque ahí están aquellos a los que les va a enseñar.

Para llegar a esta encarnación fue necesario que atraviese un portal. El portal del sol, un agujero negro que comunica dimensiones. Ese sol, al igual que la luna, han sido puestos ahí para proteger al Planeta Tierra en el viaje de evolución que está experimentando el universo.
Luego de atravesar el portal del sol, unos seres luminosos la depositaron (la tiraron, ahí fue cuando lloró y lloró y lloró) en el Planeta Tierra.

¿De dónde viene el alma?
De un planeta más allá del portal del sol. Parecido a Saturno (por los anillos). Un lugar desértico, con piedras y montañas. Árido, sin agua. Lo habitan seres muy altos y grandotes de piel rugosa color rosa oscuro que habitan una caverna. Parecidos a lagartos. No tienen nariz ni orejas, sólo boca y ojos. No tienen pelo. Pero si cola. Tienen sexo femenino y masculino aún cuando no pueda observarse dicho género en alguna diferencia corporal. Hay también niños habitando con ellos. Son obreros que construyen un edificio exterior para los seres que vienen en naves a traerles la comida.

Como era de esperarse, tal vez, la persona fue operada de una vertebra de más al final de su columna que le molestó durante toda su vida. ¿La cola del lagarto? Y cuando fue operada, su estabilidad y su cadera ya no volvieron a ser las mismas. En la sesión comentó que la cola al lagarto le daba estabilidad al caminar.

La mamá tuvo un “sueño” antes de que la persona (primera hija) fuera concebida. Que un ser muy muy muy alto le inyectaba algo debajo del ombligo mientras ella dormía. Por muchos muchos muchos años conservó al cicatriz de ese “sueño”…

Hay más cosas en el Cielo y en la Tierra de la que sueña tu filosofía, Horacio.
Shakespeare.

Te dejo un libro para que te leas por si te interesa el tema.

http://www.amazon.com/Answers-Stan-Romanek-ebook/dp/B0073M7W2W/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1385757277&sr=1-1&keywords=ANSWERS

71LfvrJOwkL._SL1350_

Te dejo información adicional para que veas que está probado que esto ya existe hace 900 años, como mínimo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>