Fractales dentro de fractales

Como me pasó en Rosario no voy a poder sacar las conclusiones de este viaje hasta que no llegue a Buenos Aires.
Cada día es una pequeña huella nueva y cada historia me lleva a completar el rompecabezas que estaba acá esperándome.

Te cuento lo que he podido observar hasta ahora.

En todas las charlas que vengo escuchando hay un común denominador en las personas:

La presión social que pretende que seamos algo que no somos, algo políticamente correcto, algo aceptable al conjunto. Y la presión que nosotros mismos ejercemos sobre ese “colectivo” o egrégora o forma de pensamiento, para convertirnos en eso o convertir a los demás en lo que esperamos que sean.

La farsa social que vamos sosteniendo hasta pensar que es LA VERDAD y que lo único que hace es desviarnos de la fuente que habita en nosotros.

En este tiempo en DF y Tijuana encontré misiones de lo mas diversas: escudos, guerreros de diferentes tipos, limpiadores, empatizadores, catalizadores. Ninguno de ellos es o era conciente de esa misión.
Las charlas son mágicas porque nos ayudan a ir moviendo los patrones que dejan a la vista las fichas del rompecabezas dándole sentido a los que “nos pasa” en la vida… si es que la vida es algo que “nos pasa”.

Todo confluye a México…
A la dominación… a la conquista…
Fractales dentro de fractales que hay que empezar a desarmar.

Estoy segura que es el momento en la historia de la Humanidad de liberarse de las dominaciones en todos los sentidos que el fractar va adquiriendo.

Liberarse del ego que nos domina y conquista.
Liberarse del predominio de un género sobre el otro, de una nación sobre la otra, de una raza terrestre sobre la otra, de una raza extraterrestre sobre la otra… y así sucesivamente fractal tras fractal.

Es un trabajo individual y un trabajo colectivo.
Hemos recibido las herramientas… y el código para realizar el trabajo.
Ahora está en nuestras manos hacer la tarea. O la chamba, como dicen acá en México.

La conquista destrozó los pueblos originarios en México.
El dominio de la raza reptil (por decirlo de alguna manera) destrozó a la raza originaria, la humana.
Revertir uno es revertir el otro.
Por eso México.
Por eso Tijuana.

Te dejo algunas notas que he publicado en facebook en estos días que estamos viendo estos temas.
Todo va llegando cuando te focalizas.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>