¿Exorcismo o limpieza?

Esta es una de las sesiones por las cuales a menudo tengo que aclarar que NO ES UN ESPECTÁCULO lo que hacemos.
Pero cuando estamos en el medio de el movimiento, aún cuando parezca una película de Hollywood, no nos queda mas que actuar.
Actuar no en el sentido de fingir, sino en el sentido de ACCIÓN.

Es interesante como se fueron dando los acontecimientos en esta conexión.

La noche anterior al último día del taller dormimos muchas de las personas que estábamos en el taller en la casa de Laura… Me gusta la historia de compartir que se arma en los eventos cuando pasamos unos dias todos juntos. Es sumamente inspirador y revelador. Vamos a ir implementando el tema “retiros” de lo cura…

Desde que llegué estuve en la casa de Laura. Ha sido un lugar muy interesante al igual que las compañeras porque cada noche alguna tenía uno de “esos sueños”. La noche anterior al último día de taller le tocó a una de ellas. Lo mas loco es que escuchaba que alguien le decía: Claudia… debe haber sido el mismo que me llamó a mi unas noches antes.
Bue… al dia siguiente, la última sesión fue la de ella.

Ya había hecho su sesión aquel viaje anterior a Barcelona con lo cual sabía exactamente con qué energía nos estábamos por encontrar.
Pero, los grupos de tarea se fueron armando y no me tocó a mi estar en su grupo de facilitación (el último día se organizan grupos de conexiones entre los facilitadores). Amor SER esto.

Cuando terminé con el grupo del cual formaba parte, me asomé a los otros grupos a ver qué estaba pasando.
Tengo muy lindos recuerdos de estas prácticas.
Siempre me acuerdo de lo que nos tocó experimentar en Monterrey… Un dia se los cuento…

Cuando pasé a ver lo que sucedía en este grupo me pidieron que me quede porque necesitaban ayuda.
Y no… no me quedé… ni siquiera entré. Esa conexión estaba reservada para lo último y esa energía la tenía que trabajar yo.
Era una conexiÓn entre esa energía y yo… y mas tarde lo íbamos a tener que resolver.

Cuando los grupos terminaron fuimos a comer y luego volvimos a reunirnos todos. El vecino tuvo que volverse a la Argentina en ese momento con lo cual no pudo participar de lo que sucedió después.
Cuando todo había terminado, dejamos esa conexión que iba a hacer yo misma, para el final.
Pedí que comenzara con la relajación el facilitador que encarnaba la energía del lugar en el que estábamos haciendo el taller.
Me recosté en la cabeza de la persona que estaba acostada en el piso para entrar en conexión al mismo tiempo.
Comencé a ver dónde se alojaba la energía que había que quitar y entré en trance (bue… si lo veías de afuera me veías dormir y roncar también). Mientras entre todas las facilitadoras intentaban llegar a una sesión coherente y normal.
Cuando volví en mí a este mundo, así como abrí los ojos me levanté y fui directo a quitar la energía de ahí.

Si, lo se… para el que lo miraba desde afuera parecía estar viendo una pelicula de terror.
De roncar a levantarme con los pelos al viento, desaforada y tomar a la persona del piso, levantarla y quitar todo lo que había en ella innecesario hasta el punto en el cual le temblaron los pies y cayó para atrás.
Era una película de efectos especiales.

¿Ves?… por eso digo que no se puede filmar… no es necesario… No es un show lo que estamos haciendo. ES solo un pequeño exorcismo energético.
O limpieza…
O como quieras llamarle.
Yo le llamo conexión cuántica.
Porque eso es … una conexión sin espacio ni tiempo.
Sin realidad ni ficción.
Es lo que ES…
Y no se puede ver sino con el corazón porque lo esencial es invisible a los ojos… diría El Principito de Saint Exupery.

Cuando la energía salió la cara de esa mujer fue como la de quien se despierta por primera vez sin saber quien es, donde está, como llegó hasta ahi y qué esta pasando.
Quiero decirte que de todas las personas que estábamos en esa sala, esa mujer es la que tiene una fuerza tan impresionante que todavía ni ella misma se dió cuenta. Cuando le preguntas por su vida, cuenta que tiene 3 hijos especiales… una de ellas diagnosticada con Asperger… Imaginate lo especial que hay que ser para poder ser mamá de tres hijos especiales.
Como siempre pasa, los hijos vienen para que los padres se vean a sí mismos.
ESa fuerza y ese “ser especial” (todos los somos de alguna manera) es lo que toman.
Y cuando la sueltan… todo se derrumba.

Tarda un tiempo en volver en sí y conectar con esta realidad. Y un sacudón energético fuerte. Pero cuando conecta… todo cambia.
Esa misma personas dijo que despues de la conexión que hicimos en el 2014 bue… algunas cositas cambiaron en su vida… dejó el trabajo, se separó… bue… algunas cositas que todos cambiamos…

Ahora está lista para SER lo que siempre fue… SIN INTERVENCIÓN NI INTERFERENCIA.
La verás volver… estoy segura de ello.

Definitivamente esto fue INTERVENIR.
Y comenzó a fijar mi posición en otro lugar.
Como aquella vez que vine a Barcelona en el 2016, cuando se creó EL MEtodo sin que me diera cuenta.
Ahora se comenzaba a crear LA INTERVENCIÓN sin mi consentimiento conciente.
Hay que hacer lo que hay que hacer, cuanto antes mejor, asi volvemos a casa.

Pero si crees que esto es lo interesante… no… lo interesante vino después.
En este taller había varias limpiadoras.
Una de ellas entró vomitando al lugar y vomitó todo el primer día.
Y el último, cuando nos fuimos.
Otra de ellas, mientras “el espectáculo” se iba desarrollando se estaba retorciendo a los pies de la que estaba tirada en el piso.

Pero eso es otra historia…
Bienvenidos al psiquiátrico energético.
Y vamos por mas…

La verdad es que no encuentro una foto para poner en este post.
Todas son horribles…
Asi que vamos a darle un poco de buena vibración…

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>