Escalera al Cielo… diría Led Zepelin

El Universo y sus sincronicidades… El miércoles en una regresión que les cuento mas abajo tuve una visión maravillosa que me dio una tranquilidad increíble. Ayer, una amiga me mandó este mensaje…

Como diría mi hija, hoy tuve “un pensamiento”… con esto del bien y del mal, de la luz y la oscuridad y la idea de que son uno y que hay que aprender a integrarlos.

La luz y la oscuridad son los extremos de un continuo, en un extremo encontramos a las bajas frecuencias y en el otro a las altas frecuencias. Si lo vemos así, podemos observarlo sin juicio, sin emoción, sin etiquetar cada polo como “bueno” o “malo” y reconocer, como lo haríamos, por ejemplo, con el sonido, que existen estos dos aspectos y cuya diferencia existe solamente en el nivel de frecuencia, pero que son lo mismo. Como tocar dos teclas del mismo piano. Unas son más agudas y otras más graves, pero no son unas mejores que otras. Podemos ver que un extremo oscila más lento y el otro más rápido, pero son observaciones sin “carga”.

Cuando esas frecuencias se manifiestan en el plano material, entonces lo que vemos es la consecuencia que cada nivel de frecuencia tiene en la experiencia: uno produce dolor y sufrimiento y el otro paz, tal vez, o experiencias y emociones que nos llenan el corazón. ¿Desde qué lugar, entonces, podemos integrar, desde este plano, ambas frecuencias? Claramente, desde el punto de vista de la experiencia hay una marcada diferencia entre una y otra y entonces surge el juicio, el rechazo hacia uno de los polos y su calificación. Es difícil mirar y tomar esto como sólo experiencias, de forma neutra. Y así queremos pararnos en un solo punto de la balanza, queremos estar en el plano “bueno”. Y si el “mal” no tiene más remedio que existir, que lo haga lejos y, si es posible, que yo no me entere. Es como pretender escuchar sólo las teclas agudas y exiliar a los tonos graves, es decir, partir el piano en dos. Pero sabemos que crear división, no soluciona nada. El extremo “malo” no desaparece.

Y al ser original que empezó todo este juego, realmente no le importa (bueno, esto se puede discutir, es una suposición), pero pienso que si sólo está experimentando y sabe que nada realmente importante está en juego, como dice Un Curso de Milagros, “nada real puede ser destruido”, entonces, ver qué pasa en el extremo de las bajas frecuencias, pasa a ser realmente sólo una experiencia. Claro, desde el punto de vista del que está dentro del videojuego, es de vida o muerte, pero desde los controles, es sólo una vida más o un momento más de tantos. Es sólo información.

Experimentar las bajas frecuencias, entonces, es aprender eso, que en algún plano de manifestación, se produce dolor y sufrimiento y, tal vez, podamos usar esa información para dejar de juzgar y poder elevar las frecuencias y vivir, así, otras experiencias. Y si ya aprendimos, (o creemos que aprendimos), no juzgar al que insiste en sentarse en ese extremo del piano.

Es aprender que esa información existe y que si elijo apretar esa tecla, lo que va a venir es dolor, y que puedo elegir otra cosa. Esa información es aprendizaje para todo el universo y cada vez que la vemos se graba aún más en nuestras conciencias. Tal vez integrar ese polo consista en observar y aprender, ver que nuestro poder aplicado en ese extremo tiene esa consecuencia y elegir, con conocimiento, movernos hacia lugares más elevados.

Así es la vida…
Viene gritando desde allá para todos aquellos que tienen las orejas abiertas y disponibles.
Es hora de comenzar a escuchar…
Ahí les va la regresión.

La imagen comienza con una gran cascada. En medio de dos piedras muy muy muy altas había una vertiente de agua muy cristalina que caía con fuerza hacia el río. Yo estaba ahí cerquita, adentro del río, acostada sobre un colchón inflable, meciéndome al ritmo del movimiento del agua. Imperturbable. Veía caer el agua de la cascada pero no me salpicaba ni me molestaba. Todo era paz, belleza y armonía.
La facilitadora intenta moverme de la escena. ¡Estaba tan cómoda!
A toda costa me pedían que saliera de ahí ¡No! Estaba muy bien en ese lugar, disfrutando, meciéndome, observando la naturaleza. Experimentando la sensación humana.
Mientras la facilitadora con su diálogo me empujaba a continuar la acción, la escena se venía mostrando de a poco.
Atrás, en la orilla había 5 ETs muy altos y lánguidos que esperaban a que me decidiera a volver. La acción continuaba mientra yo me lo disfrutaba a lo lindo… Mirando para arriba descubrí que no era naturaleza verdadera, era una nave con seres de diferentes lugares y la escena había sido armada a propósito. La nave estaba estacionada cerca del planeta Tierra junto con otras naves cuya finalidad era observar lo que sucedía. Muchas naves alrededor del planeta apoyando el proceso.
El mensaje era claro:
Es una forma de experimentación.

Como ya sabrán, una forma de intentar entender lo que sucede en mi vida es meditar, la otra es usar la técnica de Dolores (cuando consigo un facilitador). Desarrollar QHHT implica que tenemos que tener las preguntas que queremos responder. Yo tenía la lista.

1. Antártida
2. Monsanto
3. Iluminati y su agenda
4. Situación en Argentina

Cuando indagamos sobre la nave las imagenes se fueron moviendo y me trasladaron de la nave a un centro de control maestro (un plano superior al de la nave, etérico) desde el cual se monitoreaba la posición y actividad de todas las naves.
Era un observador que iba verificando como se iban cumpliendo los procesos en los diferentes niveles de acción. Monitoreaba el proyecto desde diferentes niveles.
El mensaje continuaba siendo el mismo:
Todo sucede de acuerdo al plan.

Están alrededor de la tierra porque se esta llegando a un momento de transformación. Aunque la gente no necesita apoyo ni ayuda ni intervención. Todos actúan de acuerdo al plan. Cambiando el punto de vista se ven diferentes situaciones.
Se aprende cambiando el punto de vista.
Los humanos son muy sencillos y predecibles.
Están monitoreando diversos proyectos esperando al Nuevo Humano mezcla (mezcla de diversas razas y mezcla de ambos géneros). Todavía no hay ninguno que lo haya logrado. Falta una última etapa: UNIFICACIÓN.
Está todo a punto de producirse porque todo actúa según el plan.
No hay de qué preocuparse en la Tierra.

El trabajo se hace al focalizar la atención.
Cuando se pone el foco, se pone la energía.
Donde se pone la atención se pone la Luz… o la oscuridad.
Algunos ponen la energía, otros ponen la acción. Otros la oscuridad.
Es decisión de cada uno como va a atravesar el proceso.
La oscuridad es atraída para poder elevarse.
La existencia de la oscuridad… forma parte del plan.

En resumen… todo lo que está sucediendo… FORMA PARTE DEL PLAN.

¡¡¡¡¡Con razón estaba haciendo la plancha en la colchoneta inflable!!!!!!!

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>