Entrometidos en las conexiones

¿Cómo podría contarte lo que pasó hoy sin sonar loca?
Bueno, lo voy a intentar…
Pero primero tengo que recordarte que nunca nada es lo que parece. Y cuando se trata del mundo astral, mucho menos.
Hay que tener una gran preparación y una percepción extraordinaria para no dejarse confundir por las apariencias.
Ahí vamos.

Los tres compañeros que nos juntamos los miércoles trabajamos en equipo.
No me preguntes como fue que nos juntamos porque estoy segura que no fue nuestra personalidad lo que nos unió. Fue y es el NOSOTROS que somos en algún lugar de nuestra vertical.
Somos muy distintos los tres y eso hace la unión mas poderosa.
La verdad… es que esa unión se hace mas poderosa cada vez que atravesamos pruebas. Y las hay. Y muchas. Y muy fuertes. Pero ahí estamos. Sacudiéndonos para fortalecer el vínculo.
Somos dos mujeres y un hombre. Todos tenemos nuestro caracter y nuestro ego también. Pero hay algo que es mucho mas poderoso que el caracter y el ego y es nuestro compromiso con el trabajo que estamos haciendo. Ese trabajo es total y absolutamente individual y tiene que ver con SER el SER que hemos venido a SER, individual y colectivamente.
Y lo vamos logrando.

El lugar en el que trabajamos es bastante especial también. Un portal.
NOSOTROS nos vienen diciendo que es un portal y que está puesto ahí por una razón bastante particular y colectiva. No viene al caso explicar cual es. Pero tiene que ver con la ARgentina también.
La última conexión antes de irme a Lima apareció un castillito oscurito inaccesible que no podía dejar de ver y que NUNCA antes había estado ahí. Nos pareció raro pero como había información inaccesible no le prestamos mucha atención. Tengo que decirte que no somos muy detallistas ni tampoco muy obsesivos con la información que vamos recibiendo. Vamos viviendo en el aquí y ahora intentando no dar energía a lo que no lo tiene. Pero ahí estaba.

Resulta que en la casa donde hacemos la conexión había una mujer suiza de visita.
El resumen es que iba a participar de la conexión con nosotros del día de hoy. Eso por lo menos aprobaron NOSOTROS cuando hicieron la conexión la semana pasada. La idea era que tenía que tomar cierta información del portal e intercambiarla con la información que traía de Suiza.

La conocimos cuando llegamos.
No voy a mencionarte mi impresión del momento.
Hicimos nuestra conexión y recibimos mucha información sobre preguntas que teníamos.
La conexión va siendo cada vez mas profunda y ya ni hacen falta las preguntas porque van respondiendo las inquietudes que teníamos en la charla previa que compartimos los tres, sin necesidad de preguntar.

La conexión y el mensaje fueron definitivos.
Estamos entrando en la última etapa de la transformación. Aunque no les gusta hablar de tiempos porque ahí no hay tiempos.
La plantilla emocional se está ajustando.
Estamos expuestos a interferencias cuyo único sentido es apoyar nuestro proceso, como si fueran una especie de contrincante para hacer este juego un poco mas divertido.
No necesitamos métodos y procedimientos estrictos o específicos. Es mejor dejar libre de estructuras la conexión.
Podemos pedir a la noche antes de irnos a dormir que nos lleven a cámaras de limpieza de la energía.
También nos dieron una imagen que me encantó… los humanos somos como el filamento de una lamparita que permite la luz entre dos cables. Esos cables son el Cielo y la Tierra. Por eso es tan importante nuestra conexión tanto con el Cielo como con la Tierra.
¿Cómo activamos ese filamento que somos? Con conciencia.

Finalmente no hablamos del castillito oscurito.
Me dio la sensación que, como habían dicho que la oscuridad solo esta puesta ahí para apoyar nuestro proceso y que finalmente nos daríamos cuenta que es de una gran ayuda, no era necesario preguntar sobre el castillito.
Y la conexión se cerró.

Cuando mi compañera salió de la conexión (esta vez entró ella en conexión y yo conducía), la energía no era de lo mas pacífica.
Somos las dos limpiadoras y solemos detectar esas energías por cómo nos sentimos.
Ella empezó a bostezar y a mi se me movía el estómago.
Pero bue…

Quise entrar en conexión y me propusieron que lo hiciera con la suiza entre nosotros.
No… no voy a hacer eso.
Es raro porque las conexiones que hago antes de los talleres, en general, son presenciadas por otras personas. Pero esta vez no quise. No pude. No aguantaba pensar en la idea siquiera. Así que dijimos bueno, no lo hacemos y vemos que pasa con la mujer que nos acompaña hoy.

Hicimos entrar a la suiza. Esta vez el compañero dirigía la conexión y nosotras apoyábamos.
Mi malestar se agudizó.
No podía mirarla a los ojos.
Intento ser bastante diplómatica y solo pueden percibir esas sensaciones los que me conocen. Salvo cuando ya es tan obvio que no se puede ocultar. No era el caso esta vez. Todo estaba como escondido. Sin embargo, cuando lo siento… lo siento.
La suiza también sintió una especie de incomodidad.
Lo charlamos y entendimos que era el castillito que seguía ahí.
Explicamos la forma de trabajar y la suiza decidió que aceptaba entrar en conexión para probar el sistema.

Al principio me quedé sentada. Pero de pronto me tuve que levantar. Mi malestar se hizo mas presente. No podía quedarme quieta y me tapé automáticamente mi plexo solar. Ahora mismo mientras lo escribo no paro de bostezar.
Esto no es buen síntoma, me dije.
Pero la conexión ya había empezado.
Entró rápidamente.
Una energía se hizo presente y la suiza empezó a hablar. Al preguntarle quien era decía que era el padre de mi compañera.
Inmediatamente lo supe. No era el padre, era una energía disfrazada. Esto no estaba funcionando como siempre.
Repartimos la conducción entre los tres. Pero cuando hablé yo dijo que quería hablar con mi compañera.
Intentó concentrarse en ella haciendo hincapié en la energía que representaba.
Pero mi compañera la condujo hacia el castillito y limpió al castillito y a todos sus habitantes usando la columna de luz. Luego hizo que abrieran todas las puertas y ventanas del castillito y lo llenó de luz. Mientras tanto yo veía como la imagen del castillo se iba iluminando y desaparecía en una columna de luz.

Cuando la limpieza estuvo terminada la energía presente, que no se había retirado, se dirigió a mi compañero preguntándole quién era y qué energía representaba.
Ahí definitivamente entendí.
Era una interferencia.
Es la primera vez en la historia de nuestro trabajo que nos encontramos con estas energías.
Ahora lo entiendo mas claramente.
En ese momento y a esta altura ya estaba como gato enjaulado caminando por la habitación.
¡Sáquenla de ahí por favor!

Mi compañero quería seguir investigando de qué se trataba.
Pero la sacamos de la conexión.
Costó… pero salió.
La energía quedó dando vuelta un ratito por el lugar. Pero mi compañera la sacó. La mandó hacia el centro de la Tierra.
Luego de una pequeña charla incómoda entre todos, nos quedamos solos los 3.
No era momento para hacer nuestra conexión. Pero la conclusión ya empieza a darme vuelta en la cabeza.
Esta mañana me había despertado a las 5.30 hs con un sueño que no me dejó volver a dormir. Iba recorriendo un lugar para hacer conexiones mientras miraba unos libros que había en el lugar. Paradójicamente, el lugar donde hicimos la conexión está lleno de libros y lo que yo hacía mientras la conexión se llevaba a cabo era mirar la biblioteca. Ahora lo entiendo.
El marido de mi compañera que cumple años el mismo día que yo, también se despertó 5.30 hs. Solo que dos horas mas tarde se pudo volver a dormir.

Posesiones, exorcismos, limpiezas, el juego esta entrando en una nueva fase.

Continuará…

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>