El suicidio y la reencarnación

He escuchado muchas teorías. A la gente le gusta hablar.
Cada uno necesita creer en lo que necesita creer. Pero llega un momento en el cual las creencias nos quedan cortas y necesitamos dar un paso mas arriba. También por eso es importante no seguir a ningún gurú porque todos, tarde o temprano, llegamos a entender lo que sigue mas arriba. Salvo que hayan armado una estructura y no puedan moverse mas de ese escalón.
Bueno, pero ese no es el tema que nos ocupa.

Estaba en la Expo Vida Conciente y lo escuché a René Mey decir que cree en la reencarnación y que la gente reencarna luego de un largo tiempo y nunca en la misma familia de origen. Me resultó extraño escuchar ese comentario porque conozco varios casos que niegan esa afirmación. Pero bue…

El caso que te voy a contar es de una persona que vino a sesión. Su hermano se suicidó. Y se le apareció en sueños muchas veces para explicarle de qué se trata la muerte.
Está escribiendo un libro, asi que no voy a entrar en detalles. Solo voy a contarte lo que me llamó poderosamente la atención.
No, no me llamó la atención que el que fuera su hermano ahora sea su hijo. Tengo historias cercanas que confirman esta regla.
Hay algo todavía mas profundo.

La persona que vino a la sesión se preguntaba muchas cosas respecto de la reencarnación. Entre ellas había una que le causaba mucha intriga. ¿Para qué hay que volver? Si ya lo hiciste mal ¿no sería algo así como un mal castigo tener que volver a hacer algo que ya se sabe que no podés hacer?
Y se lo preguntó a su hermano cuando venía en las noches a explicarle.
El hermano le contaba que cuando se fue lo primero que pasó es que se encontró con un guía, un enano. Si, un día se le apareció en sueños con el enano… y ella lo miró con desconfianza como diciendo: y este… ¿quién es?
Un guía – le dijo… y le explicó que lo estaba ayudando a entender cómo había sido su vida desde otro punto de vista.

Ella se sintió todavía mas confundida. Se había muerto, le estaban ayudando a entender como había sido su vida… seguro que no tenía que volver a reencarnar… ¿no es cierto?
Vino otro día y le explicó que el guía le estaba ayudando a planificar la vuelta y que era un tema muy importante porque su plan debía coincidir con el plan de sus padres para que todo estuviera en armonía sino no podría venir.
Ahí quedó todavía mas confundida… ¿cómo que tiene que volver?
Y le dijo… explicame… si ya viviste, ya te fuiste, ya entendiste, ¿tenes que volver a la misma vida?
No, no hay que volver a la misma vida… pero si se puede volver a los mismos personajes de la vida anterior.

Acá se estaba poniendo muy interesante…
Yo necesitaba seguir escuchando porque ahora la historia me había atrapado también…
¿A los mismos personajes anteriores? ¿Por qué? ¿Para qué? Si ya todo se había entendido…

Si, ya todo se había entendido, pero faltaba una sola cosa…

DAR AMOR…

La vida no es una aventura de idas y vueltas. Tampoco es una historia mental en la cual hay que entender de qué se trata.
Simplemente es DAR AMOR…
No dijo recibir, ni dijo intentar, ni dijo nada de alguna de esas palabras.
Solo dijo… DAR AMOR…

Volvía sólo porque le había faltado DAR AMOR.

No hay juicio ni castigo, a pesar del suicidio. No hay fuego eterno, ni limbo, ni purgatorio, ni restricción alguna. Solo entendimiento y plan. Para buscar la mejor manera de DAR AMOR.

DAR AMOR… de eso se trata la vida…

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>