El huevo o la gallina

Creo que esto ya lo dije varias veces.
Pero lo repetiré cada vez que sienta que tengo que decirlo.
Nunca me quedo con lo lineal. Lo lineal (hablando del tiempo) es una ilusión de esta realidad. Y si de verdad queremos entender qué estamos haciendo acá, tenemos que poder recuperar el poder que hemos entregado por ahí.
El tiempo es uno de los principales ladrones de poder.
Lo es también la necesidad de satisfacer la idea que los demás tienen de nosotros.
Muchas veces hay un abismo entre lo que los demas esperan o desean que uno sea y lo que uno ES y quiere SER.
A veces podemos sorprendernos en medio de intentar SER para satisfacer expectativas.
Pero no hay nada que debamos ser que ya no seamos.
Ni nada que podamos ser cuando no lo somos.
Y como tenemos el POTENCIAL de SER TODO….
Mejor ser uno mismo y nunca nos sentiremos defraudados…

Leía un artículo muy interesante sobre las razones por las cuales elegimos nacer de una manera y no de otra.
Dice el artículo:

Cuando nuestros padres nos concibieron vivían circunstancias que moldearon el “Proyecto” que tenían de forma consciente o inconsciente para nosotros y que consistió en sus vivencias, frustraciones, traumas, etc. Es el bebé quien decide que comience el parto y este es uno de los momentos claves de nuestra vida. Nuestro nacimiento pautará el resto de “nacimientos”; inicios de trabajos, relación de pareja, proyectos etc.
http://consejosdelconejo.com/2016/01/14/los-diferentes-partos-y-su-significado/

Es irónico pensar que nos moldearon para luego pensar que es el bebé quien decide que comience el parto.
Cuando lo leo, me doy cuenta que está escrito desde el plano terrestre donde tendemos a pensar que primero fue el huevo para que luego aparezca la gallina.
Y nos quedamos en la trampa de crear excusas y justificaciones para lo que creemos que no hemos sido tan poderosos para crear.
Lo cierto es que la elección es anterior al huevo y a la gallina, por supuesto.
Entonces no hay tal cosa como modelo o proyecto de nuestros padres… Y si lo hay, no tiene que ver de verdad con con nosotros. Tiene que ver con ellos y su idea de expectativa sobre los hijos.
Elegimos a esos padres porque había algo en ellos que nos va a permitir SER.
Como elegimos todo lo demás antes de llegar.
El parto o la forma en la cual entramos, es ciertamente un patrón que nos va a acompañar el resto de nuestra vida, hasta que nos demos cuenta y decidamos ser concientes y crear la realidad no desde el patrón sino desde la conciencia.
De todas formas, ese patrón no está puesto al azar.
No hay nada puesto al azar.
Nada.
Todo forma parte de un PLAN que todos juntos en nuestro SER vamos creando. Y lo maravilloso es que EL PLAN no está creado todavía… porque el tiempo es solo una ilusión.
Cuando logremos entender el sentido del tiempo, la ilusión del tiempo, de la decisión y del libre albedrío, recién ahí habremos recuperado nuestro poder de SER en todo el potencial que somos capaces de revelar.

Somos huevo y gallina al mismo tiempo….

Te dejo una obra de Cata Olmedo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat