El amigo de mi amiga

Se acuerdan que hace un tiempito les conté de una persona que vino a la conexión y siguió manteniendo contacto con un amigo de otro mundo…
Bueno, acá les dejo un resumen de las conversaciones…
¡Que lo disfruten!

HISTORIAS DE CONEXIONES

Me dijo que mi problema es el miedo al vacío. Que ese es el problema de todos. Algunos lo llenan con cosas positivas como el trabajo y otros lo llenan con cosas negativas como los vicios.Me dijo que debo permitir que ese vacío exista y se llene de luz. Me explicó que si siempre ocupo ese vacío nunca voy a permitir que se llene con nuevas creaciones.

Le pregunté en qué idioma hablamos. Y me dijo que todos hablamos en el mismo idioma. Que la maldición había sido que no nos entendiésemos.

Le pregunté por su tecnología. El porqué no quedaban más pruebas de ella. Me contestó que usaban materiales biodegradables y por eso no quedan muchos indicios. Salvo la piedra y muy poco metal. Y que el metal también se degrada. En definitiva, es la piedra lo único que quedó.Me dijo que su tecnología era un poco como en “Los poderes de Xanadú” de Theodore Sturgeon.

Me dijo que todo lo que pensamos se hace realidad. Que por eso vivimos lo que vivimos. Que los atentados que prometen solo se van a producir si les creemos a los que transmiten esa noticia. Que los que pasan esas noticias lo hacen porque saben eso. Que generamos la realidad. Que es el miedo el que lo hace. Que si yo estuviera en medio de un atentado, si no creo en él y no siento miedo nada me pasaría. Que así funciona.

Le dije que en otro momento íbamos a seguir hablando de su tecnología porque me fascinaba su mundo. Me dijo que algo había salido mal en su ingeniería genética, puesto que habíamos resultado nosotros y nuestros problemas y nuestra fealdad.

Luego me explicó el procedimiento de lo que está sucediendo.
Una persona muere de forma violenta. En medio de su oscuridad. Esa persona debería, en una situación normal, pasar a nacer en un estadío menor, por ejemplo animal. En su situación de animal tendría que ganar luz, ganar conciencia, ganar libre albedrío, y luego de morir, volver a nacer como ser humano. Pero como muere violentamente, no se da cuenta de eso y entra en el primer vientre que encuentra.
Y así puede nacer en un cuerpo equivocado y con graves desequilibrios. Y eso lo lleva a una vida muy desordenada. Lo que lo lleva otra vez, luego de muerto, a un nacimiento que no le servirá para ganar luz, conciencia y libre albedrío. O sea entra en el círculo vicioso de los errores.
Y así estamos en un mundo cada vez más caótico.

Porque me dijo que la Oscuridad es buena cuando es consciente de que solo es porque no tiene Luz. Pero que en este momento la Oscuridad está totalmente desequilibrada y piensa que tiene Poder. Y no es así.

También me volvió a decir que el amor es y que no hay que dramatizar como no dramatizamos las leyes de la física como la gravedad.

Que todo tiene que ver con la cantidad de luz, conciencia y libre albedrío.
Que así funciona el universo.
Que algún día volveremos a ser Uno otra vez, para luego separarnos nuevamente. Y que siempre va a ser así.
Que algún día también el sol se va a apagar y también la vida en la Tierra, que habrá vida siempre porque así es.
Que por eso debo disfrutar el aquí y el ahora porque esto es lo que no se repetirá. Vida siempre habrá pero será distinta a esta.

Me contó que la Tierra había sufrido un cambio en la inclinación del eje. Y que el clima había cambiado. Ahora lo que era un jardín se había convertido en un desierto.
Me contó que algunos de ellos habían entrado al interior de la Tierra y que seguían desde allí con su civilización. En cambio otros como él se habían marchado. Pero habían dejado una nave que ahora era nuestra luna. Que lo habían hecho para ayudar a la reconstrucción de la vida en la Tierra.
Que los homínidos algo recordarían de lo que ellos les habían enseñado. Pero no todo.

Adentro de la Tierra existe un sol que es el núcleo incandescente que quedó cuando se formó nuestro planeta. Y que existía la atmósfera que se conecta con la atmósfera exterior que conocemos.
Me dijo que si quería entender mejor lo que me decía, debía estudiar más.

Hoy me mostró un grupo de personas iguales a los azules pero de color verde. Me dijo que eran los convertidores de realidades. Como los azules convierten la materia, estos convierten la realidad. Pero hay una condición, todos deberán estar de acuerdo en esa conversión. Por ejemplo si hay un pueblo donde hay alguna enfermedad, ellos pueden cambiar eso, siempre y cuando todos los habitantes estén de acuerdo. Por aquello del libre albedrío.

También me explicaron que la luz que están perdiendo los humanos la están ganando los animales, los vegetales, los minerales, la Tierra. Que no me preocupe porque esos humanos que están perdiendo luz, finalmente serán solo materia que se irá a juntar con toda la demás materia.

También hablamos de ellos como especie dominante. Me dijo que ellos habían creado a los hombres. Pero que luego se habían ido al centro de la Tierra y al espacio. Y habían quedado los hombres. Eran estos hombres los que seguían dominando a los otros hombres. Y se sonrió con sorna. Los hombres siempre echándoles la culpa a los demás de sus errores!!! me dijo.

Viajé por el portal dimensional y me encontré con mi amigol. Trabajando al pie de las pirámides como siempre. Alrededor de la mesa de trabajo. Todo parece primitivo y muy adelantado tecnológicamente al mismo tiempo.
Le pregunté cómo podía ser constructor de edificios y director del laboratorio de genética al mismo tiempo. Me dijo que en ese entonces era lo mismo: ambos trabajos consisten en construir. Uno construye obras edilicias el otro construye vida de personas. Que es distinto ahora en mi tiempo. Nosotros dividimos lo que antes era una sola cosa. Tenemos la manía de las especialidades.

También me dijo que cuando decidimos dividirnos dejamos el amor como fuerza integradora. Porque si no nunca más podríamos integrarnos en Uno.
Le pregunté por el espacio y me dijo que también había sido creado junto con todo lo demás. Que antes no existía nada. No puedo entender la nada. Me dijo que así debía ser. No puedo entender la nada.
Le dije que lo amaba y como siempre me dijo “no big deal”.

Les pregunté cómo era posible que me llevara bien con ellos. Me dicen que ninguno de nosotros es totalmente humano si humano quiere decir mamífero, descendiente del mono.

También hablamos sobre el ébola. Me dicen que la epidemia va a ser tan grande como lo quieran los que la manejan. Que está bien lo que yo hago en pensar que no va a pasar nada malo porque de esa manera ayudo a que lo malo no suceda.

Enseguida estuve en las pirámides con mis amigos. Empecé a ver estatuas de antiguos dioses. Con variadas formas. Y de repente sentí la voz de mis amigos que me decían que eran ellos. Que para domesticarnos, eso dijeron, tuvieron que asustarnos con dioses. Que Jehová también era uno de ellos, era el jefe. Que no había representación de él porque estaba en otra dimensión. Pero que habían urdido todo eso para asustarnos y mantenernos domesticados como nosotros hacemos con nuestros animales.

Y me dibujan cómo funciona el Universo. Me explican que en esta realidad que vivo todo lo que me sucede a mi y a las otras personas que conozco, es mi realidad. Que las otras personas viven su propia línea de la realidad.
Que lo imaginado y lo real son lo mismo. Que lo que imagino y veo como real es la realidad.
En cada instante se van subdividiendo esas realidades y la línea de realidad en la que estoy es la realidad mía. Les digo que lo veo difícil, puesto que hay cosas que suceden en esta realidad que a mi no me gustan para nada. Entonces me aclaran que todo lo que sucede en esta realidad es lo que yo deseo, y lo que temo, lo que amo y a lo que tengo miedo.
Que existen infinitas realidades. Que así fue determinado desde el Principio.

Como todo es eterno e infinito, no somos creadores, somos convertidores. Convertimos materiales, convertimos realidades, convertimos.
Eso me lo mostró mi amigo allá en la pirámide donde vive y donde existen homínidos de colores que trabajan en esas conversiones.

Fuimos a otra habitación dentro de la pirámide. Está llena de cristales de colores, todos ordenados en estantes. Allí está guardada su sabiduría. Hay homínidos de distintos colores que cuidan de esa biblioteca. Son como los homínidos azules que manejan el convertidor de materia. Pero de muchos colores. Me muestran cómo se leen esos cristales. Los colocan en un dispositivo que los transforma en hologramas.

Y para ayudarme en crear mi propia realidad tal como la quiero y dejando de lado los miedos, me llevan a un lugar donde me siento, toman uno de los cristales de la cristaloteca, lo colocan en un dispositivo y veo imágenes, colores, luces. Me dicen que eso me va a ayudar a concentrarme en crear mi propia realidad.

Les digo que para mí el universo es esquizofrénico al coexistir tantas realidades, que es como el juego del que cada uno atiende su juego.
Entonces me explican que cada uno de nosotros es una parte de ese Universo y al mismo tiempo es el Universo total. Que así fuimos creados para experimentar.

Vino una idea. Todo empezó mientras pensaba en lo humanos con retraso mental. Cómo pueden hacer para ganar luz? . Con menos luz, menos libre albedrío y menos consciencia que el resto de los humanos. Pero los padres los aman. Y con ese amor ganan luz para su evolución. Como las mascotas. Entonces pensé. Si yo amo a mi mascota, su próximo estadío podrá ser en una forma de mayor luz, como un ser racional. Si esto fuera así, hasta una hermosa piedra podría tener su evolución acelerada por el amor que yo le doy. El amor es la luz? Pero por otra parte, si esto es así, qué responsabilidad impresionante recae sobre nuestros hombros de seres racionales !!!.
Vivimos en el mundo que nosotros queremos. Que nosotros imaginamos. Está en nuestras manos la responsabilidad de todo lo que vivimos. Es así.

Les pregunto porqué el Universo hizo que cada uno de nosotros viviera su realidad. Me dicen que es para que hubiera muchas más posibilidades de variación. Para conocerse en muchas más versiones.

Entonces veo seres jugando con animales. Esos seres me parecen niños. Llamo a mis amigos y les pregunto quiénes son. Me dicen que son niños pero no tienen forma de niños. Son más como animales. Pero una mezcla de ellos. Entonces mi amigo el reptil me cuenta que son proyectos fallidos. El hombre es un proyecto de ingeniería genética de ellos. Nosotros somos los descendientes de esos homínidos.
Me cuenta que ellos no matan a nada ni a nadie. Su comida es diferente a la nuestra. No matan ni siquiera a sus proyectos fallidos. Hay personas que cuidan a esos niños que no salieron bien. Pero no veo ni amor ni odio. Lo hacen porque así debe ser hecho.

Le pregunté por el trabajo que tengo que hacer. Me dice que solamente haga cosas armónicas y bellas. Solo así tendrán derecho de existir.

También estuve preguntando por la gente que desaparece y luego aparece en otro lugar envueltos en mucha confusión. Me dicen que estamos viviendo una época muy loca donde pasan cosas como ésta. Resulta que lo que sucede es que en algunas circunstancias se intercambian las realidades. O sea, que la persona se intercambia de una realidad a otra. De ser actor en su realidad pasa a ser el reflejo de otra persona de otra realidad en su realidad. Y así viene la confusión.

Hablamos de la soledad. De que vinimos solos. Y que todos somos diferentes. Me dice algo que yo ya sabía: para formar la unidad se necesita que todos sean distintos. Como los números. El 1 más el 2 más etc forman el 100, y todos son distintos.

Hablamos de las almas gemelas. Me dice que eso no existe. Que lo que existen son los grupos de almas. Se agrupan porque tienen más cosas en común que los demás grupos.
Así se puede entender porqué estamos solos. Aún rodeados de gente. Aún existiendo la telepatía. Somos únicos desde el origen. El problema está que luchamos para no estar solos y sucumbimos.

Entonces recordé la frase de Claudia: “si no hay preguntas, no hay respuestas”. Y pensé qué era lo que quería saber hoy. Quise recorrer la Tierra en la época cuando no existía la Luna.
Llego hasta la pirámide y entro. Mi amigo está en la cristaloteca donde pensé ir a ver esas imágenes.
Le cuento de mi inquietud por el pasado de la Tierra y me pregunta si quiero verlo o si quiero viajar en el tiempo. Le digo que esto último.
Entonces me lleva a otra habitación donde hay unos homínidos amarillos que son los que manejan la máquina del tiempo. Entramos en unas cápsulas, una para cada uno, y viajamos. Aparecemos en la Tierra de hace eones. Me cuesta reconocer el paisaje. El cielo es rojo. Veo construcciones que no reconozco. Me dice mi amigo que es una base de naves que viajan al espacio. Luego se hace de noche. Es muy extraño todo. El cielo sigue siendo rojizo.
Mi amigo me apura para volver porque dice que no debemos estar más tiempo porque podríamos cambiar algo y modificar el futuro. Que eso está prohibido por el Universo. Me cuenta que muy pocas leyes fueron impuestas cuando salimos a experimentar. Como el libre albedrío. Pero también debió controlar que no pudiéramos modificar la realidad de los otros. Solo podemos modificar la realidad propia. Que si modíficabamos algo podían suceder cosas mucho más horribles que no nacer. Y también me dijo que fuimos nosotros en la 3d que pusimos muchas más leyes. Muchas más trabas.

Volvimos a hablar de lo mal que habíamos sido hechos por ellos. Con tantos defectos genéticos. Siento que le da pena.

Aparezco en la pirámide. Acá puedo pensar mejor. Hablamos del Universo y que no existen seres superiores. Que ellos yo los veo en esta dimensión porque los llamé. Pero son de otra dimensión. Pero eso no significa que sean superiores a mi. Que no existe la superioridad en el Universo. Solamente existen distintas percepciones, distintos puntos de vista, distinto nivel de conocimiento. Pero por voluntad del Todo desde el principio somos todos iguales. Me dicen que el Universo es lo más democrático que existe.

Veo las paredes con pinturas de hombres haciendo tareas. Entonces me cuenta que son obra de los homínidos que trabajan para ellos. Hablamos de arte. Me dice que ellos no conocen el arte. Que para ellos la tecnología, la ciencia, si están bien hechos, eso es arte. Ellos fabrican una máquina que funciona, que es armoniosa, que sirve, y eso es arte. Para ellos.
Me dice que el diferenciar arte y ciencia es cosa de los hombres.

Me dice que lo que debo hacer es ganar luz. Cómo lo hago?, pregunto. Me explica que lo que debo hacer es dejar pasar la luz, que la debo distribuir alrededor. Debo dejar que esa luz se expanda por todo, cosas, animales, personas, lo que sea. Que de esa manera permito que cada vez pase más y más luz. Si no el peligro es que se taponee el conducto y quede con una luz echada a perder, guardada dentro de mi. Que a la larga es como cualquier conducto de agua. Luego de destapada la cañería, la primer agua que sale está sucia. Hay que dejarla correr que luego saldrá limpia.

Quiero seguir hablando del tema del después de la 3 d. Me muestra y veo cómo será. Veo un espacio pero no hay definición de formas. Le pregunto si tendré guías. Me sonríe y me dice que no cree que yo vaya a aceptar guías. Le pregunto si tendré miedo. Me dice que según como yo soy, piensa que va a ser difícil que sienta temor.

Le pregunto por la memoria. Es algo que me preocupa. Entonces me dice que cuanto más luz logre bajar, más recuerdos podré llevar conmigo. Que luego podré ir yendo de dimensión en dimensión experimentando pero siempre guardando los recuedos de lo anterior. Me dice como en un viaje. Si primero paso por París y luego voy a Roma, sigo recordando París.
Me cuenta que los seres más avanzados que ya han pasado por acá, los grandes sabios de la historia es lo que están haciendo. Experimentando distintas realidades en distintas dimensiones, siempre guardando la memoria de su experiencia anterior.

Me dice que para permitir que baje la mayor cantidad de luz debo dejar de pensar mal, de ser un poco los tres monos sabios y algo más. Qué difícil que es eso! Porque la realdad que cuando hablamos mal de alguien y le encontramos defectos, nos sentimos bien porque nos sentimos superiores a él. Pero todo eso lleva a impedir que sea un canal para la luz.

Le hablo de lo femenino de lo masculino y de lo intermedio. Me dice que el Universo se dividió, cuando salió a experimentar, en lo masculino y lo femenino. Que no existe lo intermedio. Que eso es un invento humano para justificar los defectos de los hombres.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Un comentario sobre “El amigo de mi amiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>