¿Dejar ir o no dejar ir?

Uno de los puntos trascendentes que aparecen en las regresiones es… “¿Es mejor terminar con esta relación?“. Hay respuestas de los más variadas en este punto. Me gustaría investigar algunas de ellas.

Muchas veces entramos en las relaciones sin darnos cuenta.
Una cosa va llevando a la otra y terminamos casados, con hijos, sin darnos cuenta como es que llegamos hasta ahí.
Muchas veces nos damos cuenta que, tal vez, lo mejor sería salir de ahí. Pero no tenemos la fuerza ni el coraje de hacerlo.
Algunos resuelven esas situaciones buscándose otro, u otra, o teniendo un hijo, o mudándose de casa, o cambiando el auto… o vaya uno a saber de que variadas formas.

Otras veces, las relaciones funcionaron muy bien durante un largo período de tiempo y resulta que ahora… ¡Cambiaste!… Sí, esa suele se la típica excusa… cambiaste… ¿Cómo es eso? ¿s que se supone que no tenemos que cambiar? O lo que es peor… fuiste y sos siempre igual pero recién ahora se empiezan a dar cuenta de quién sos en realidad…
No importa la excusa el resultado es el mismo que en el caso anterior.

Las mujeres suelen dar salidas a las relaciones con muchas más facilidad que los hombres.
Los hombres, en general, prefieren seguir manteniendo el status quo e investigar otros horizontes.
Pero, no entremos en el terreno de las generaliciones.

La pregunta planteada es una pregunta típica:

¿Es mejor terminar con esta relación?

Las respuestas nunca son estandarizadas.
A cada cual según lo que es mejor para la evolución de todos los involucrados.

Muchas veces la respuesta es Si… salí de esa relación.
Y ahi viene la pregunta interior…
Pero… ¿cómo?
Nunca te dicen el como… El como forma parte de tu libre albedrío.

Alguna personas salen de esa relación y se dan cuenta como su vida cambia como por arte de magia.
Otras, no dan crédito a lo que escucharon y continúan en la relación. O no logran salir de la relación y su vida continúa sin cambios.

Es importante tener en cuenta antes de decidir venir a una sesión de QHHT que tenemos que estar listos para cualquier cosa.
¿Lo pedís? ¡Lo tenés!
Después tenes que hacer el trabajo.

Muchas veces las relaciones solo están puestas ahí para que aprendamos determinada situación. Y ¡¡¡chau!!!.
Aunque no se pueda ver en ese momento dejame decirte que he comprobado que

Todas las pérdidas han sido puestas ahí con un propósito. Aunque duelan mucho.

Esas relaciones tiene fecha de vencimiento. Terminó el aprendizaje, terminó la relación. Podemos decidir quedarnos ahí, pero no hay nada nuevo que podamos obtener de continuar en esa relación.

Muchas veces la respuesta es NO… tenés que aprender a resolver el conflicto.

Este es el planteo que se presenta en personas a las que les es fácil salir corriendo. La enseñanza está en, justamente, no salir corriendo.
¿Viste la película Novia Fugitiva con Julia Roberts?

En la vida cotidiana es muy difícil darse cuenta cual es el caso.
¿Tengo que terminar con la relación?
¿Tengo que quedarme en la relación?

En los casos en los que ayuda, tu SC te dará la respuesta.
Ahora, el proceso tenés que hacerlo solit@.

¿Hay algo que ayude a darnos cuenta?

Sí.
Pero eso es otro capítulo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>