Conversaciones con el Infinito

En medio del silencio aparece la voz. Es una voz interna con la cual comienzo a tener conversaciones. Me digo que son con el infinito porque me obliga a estirar y estirar…
Te las voy a ir contando… porque me parecen sumamente interesantes.
Así comenzó mi conversación con el infinito, o tal vez debería decir: conversaciones con la VOZ…

¿Quién eres?
Somos…

¿Quienes somos?
Todo lo que existió, existe y existirá. Y lo que no, también.

¿El infinito?
Podríamos llamarlo de esa manera, si es que se requiriera una forma de llamarlo.

¿Siempre se requiere una forma de llamarlo?
Al parecer desde tu perspectiva.

¿Qué quiere decir eso?
Que para poder contestar una pregunta hay que ubicarse en la perspectiva desde la cual al pregunta es hecha.

¿Por qué?
Porque es la única manera en la cual se podrá acceder al nivel de la respuesta.

Entonces… si solo podemos responder desde el lugar que la pregunta ha sido hecha, ¿como se puede evolucionar si siempre nos mantenemos en la misma perspectiva?
Responder preguntas es un gran ARTE.

¿En qué sentido?
La pregunta puede ser cerrada. Sin embargo, si la respuesta es abierta, siempre da el espacio a sostener o cambiar la perspectiva desde la cual la pregunta ha sido hecha.

¿Por qué estamos en esta conversación?
Porque ha llegado el momento…

¿Qué momento?
El momento en el cual amplias tu perspectiva.

Y eso… ¿qué quiere decir?
Verás… como ha sido dicho en tiempos del rey Salomón… “no hay nada nuevo bajo el Sol”. Y como te he dicho hace unos instantes: todo ha sido, es y será. Con lo cual no hay nada nuevo. Solo diferentes puntos de vista para observar lo que ES.
Dicen por ahí que cuando el alumno está listo llega el maestro.
Y así es. Cuando estas listo para ampliar la perspectiva, simplemente la amplias.
No hay nada nuevo, simplemente una perspectiva mas amplia.

¿Cómo nos damos cuenta que ha llegado el momento?
De la misma manera que te das cuenta que ha llegado el momento de despertar.

No me doy cuenta, pongo el reloj despertador.
Ok… si así lo necesitas, así lo recibes. Sin embargo, recuerda que muchas veces despiertas cuando aún no ha sonado el despertador ¿cierto?

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>