Conciencia Estrella

Como ya te conté, el procedimiento diseñado por DC tiene ciertos pasos determinados. No todas las sesiones funcionan con los mismos pasos porque no todas las personas son iguales. Solo la práctica te va preparando para lo que va apareciendo…Así y todo… siempre van surgiendo situaciones nuevas.

La multidimensionalidad del ser que somos no solo se experimenta en diferentes niveles dimensionales. También se expresa en diferentes niveles en esta misma dimensión, la tercera.
Somos un cúmulo de seres que habitan en nosotros mismos que muchas veces luchan entre sí por sostener vaya uno a saber qué. Y no hablo de alteraciones de la personalidad (esquizofrenia por ejemplo)… hablo de nuestra personalidad cotidiana, esa que batalla por tener el dominio y el control de nuestra cotidianeidad en esta experiencia terrenal.

Esta batalla se ve en todas las regresiones.
Entre el observador, el ego y el Yo Superior que espera paciente a que el ego abandone la resistencia.
Cuando hay resistencia es porque hay información importante a revelar.
Este es uno de los casos.

Pocas veces he visto una vida tan florida como la de la persona que vino a la consulta.

Padres abandónicos que trabajaban todo el día y dejaban a la persona sola en su casa.
Violación en la niñez producto de ese abandono.
Silencio (la violación tiene ese matiz perverso. El niño tiene que callar y si habla nunca se le cree. Mucho peor, se le asigna la culpa por seducción, provocación y vaya uno a saber cuanta otra ignorancia patética. Todo se oculta bajo la alfombra del inconciente del niño. El adulto que formó parte del acontecimiento – activa o pasivamente- intenta ocultar la culpa en una justificación o excusa ridícula).
Culpa.
Invisibilidad.

Con el transcurso del tiempo las cosas no fueron mejorando.

Anorexia.
Aborto.
Primer embarazo con anencefalia. Hija que nace y muere a los días.
Mudanza a otra ciudad.
Pareja violenta.
Un hijo.
Separación.
Mudanza a otra ciudad.
Otro hijo (con el mismo padre del anterior)
Abandono definitivo.

Medicada para ataque de pánico y de angustia, finalmente, llega a la sesión.
Una persona de un 1,70 aproximadamente de estatura. Con un peso de 47 kg. ¿Anoréxica? Es lo que se ve de afuera. Pero nunca nada es lo que parece ser.
Mi hija de once años la vio llegar. Cargada con bolsas muy pesadas. Y me dijo: Algo raro hay con esa persona, mamá. Es muy delgadita pero da la sensación de tener fuerza para cargar todo eso. Vos estas gorda y tomás hierro mamá….
Y es cierto.
No tengo la fuerza para cargar su bolsa. Ni su historia de vida.
Pero… no es cierto que esté gorda…

La sesión transcurrió normalmente.
Las imagenes surgieron con claridad, a pesar de la resistencia del ego.
Cuando baja de la nube no puede ver cuerpo, no hay cuerpo. Pero si conciencia. Es una conciencia que se mantiene arrriba, mas allá de la cima de las montañas en una noche estrellada. Es una conciencia que ilumina una ciudad de vidrio. Puede ver la ciudad desde allá a lo lejos. Una ciudad como si fuera de cristal con habitantes casi minúsculos, la distancia y la perspectiva no le dejaban ver mas que eso.
Una estrella destinada a proteger e iluminar esa ciudad. Una conciencia femenina habitando una estrella.

Abandonamos esa escena e intentamos ir a un momento importante en la vida de esa conciencia. Le extrañó no poder dejar el lugar. Seguía viendo la ciudad, seguía siendo esa estrella. No se podía mover de esa situación. Tenía que estar ahí protegiendo e iluminando.

Volvimos a salir de la escena para dirigirnos al momento de la muerte de esa conciencia. La implosión de una estrella. Las imagenes de la muerte de la estrella y el desprendimiento de la conciencia. Abandonando esa experiencia. La revisión de la vida. Sin juicios. Hizo lo que fue a hacer a esa experiencia y no le quedaron temas pendientes.
Comenzó a moverse en una bruma.
Un ser luminoso se le fue acercando, vestido con túnica blanca que condujo a la persona hacia un lugar con otros seres iguales al de túnica con la idea de mostrarle su próxima asignación.

En este momento comenzó la resistencia.
La persona se mostraba tensa. Manifestó dolor de cabeza (la resistencia del ego se muestra con dolores de todo tipo, básicamente de cabeza).
Intentamos profundizar un poco más y ayudarla a soltar la resistencia.
Hasta que confesó que había venido encubierta.
¡Sí! Encubierta… como esos agentes que trabajan “undercover“…. (ya vamos a tratar este tema en otro post porque es de lo más interesante).
Vino a ser y estar. A apoyar el desarrollo de la energía en este plano, como lo hizo siendo estrella de aquella ciudad de cristal.
Nadie dijo que iba a ser fácil… Pero ya lo sabés… alguien siempre tiene que hacerlo.
Y que mejor que trabajar encubierto. Desde la perspectiva de arriba.
Pero desde la perspectiva de abajo produce los efectos que hemos visto en la historia de su vida: invisibilidad.

Sin embargo, si miramos con otros ojos la historia de la vida, podemos descubrir indicios.
Cuando era adolescente conoció a un médico naturista que la ayudó a entender la vida espiritual y energética. Cuando su trabajo estaba hecho, desapareció. La semilla había sido sembrada. El trabajo había comenzado.
Desde la perspectiva humana nunca vemos nuestra vida como una sucesión de acontecimientos que se suceden de acuerdo a un plan y no hace ser quienes somos. La vemos como una explosión (o implosión) de casualidades y errores.
Va siendo hora de que aprendamos a ver nuestra vida como lo que es para que todo comience a tener sentido de propósito y misión.

La hija, otra semilla estelar, sólo vino a traer un rayo de fuerza para la misión de la persona. Como un recordatorio. Tampoco lo entendió en ese momento. En lugar de contribuir a apoyar la tarea que se le pedía, apoyó el proceso de sentirse invisible y desamparada.
¿La misión? Apoyar a otras personas en el proceso de superar la humanidad con minúsculas.
Esta es la razón principal por la cual una estrella experimenta lo que experimenta en este planeta…
Solo puede acompañar y apoyar el proceso humano sabiendo lo que se siente ser humana… en todas las maneras posibles.
La experiencia con su hija ha sido lo peor que le ha pasado en la vida. Aunque ha sido la fuerza que le fue enviada para empezar a cumplir con una de las misiones. Ser la luz de la estrella que guía el camino.

El primer hijo es el alma del aborto que no estaba listo para bajar en ese momento.

El segundo hijo es otra semilla estelar que continuará la tarea empezada por la persona en esta vida.

¿Los padres? Han sido puestos para ayudarla a cumplir con su misión. Para apoyarla en el proceso de “ser humana“.
Así… como hacen los humanos.

Cuando llegamos al tema salud intenté estar atenta. Ya te dije que su aspecto es el de una persona anoréxica.
Pero… nada es lo que parece ser.
Su cuerpo está muy bien así como está. Su alimentación es perfecta.
De hecho tiene en su abdomen una bolita interna que se mueve. Si, es raro, lo se… Pero con el tiempo me vengo acostumbrando a escuchar cualquier rareza.
La bolita es de energía y está puesta ahí para alimentarla con energía. No necesita mas que eso.
Aunque es cierto que DEBE DEJAR DE FUMAR.

Los ataques de ansiedad son producto de la falta de información.
Ahora que ya lo sabe ya no necesita los ataques ni los medicamentos, ni los médicos.
Solo necesita ser quien vino a ser y hacer lo que ha venido a hacer….
una estrellita iluminando a la Nueva Humanidad.

estrella-enana-blanca

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>