¿Con qué conecto?

Como ya les comenté varias veces los facilitadores hacemos de antena.
Si bien todas somos antena, cada una es una antena diferente.
Como los dedos de la mano. Todos son dedos de la mano. Pero cada uno tiene un sentido particular.
En los documentos hay que registrar el dígito pulgar derecho. Sirve como identificación.
Pero para hacer Fuck You hay un único dedo apropiado.

Así funcionan las conexiones también, una antena para cada cosa.
Aunque no es tan fácil de distinguir como con los dedos.
Pero con el tiempo y la práctica no te caben dudas. Como no te caben dudas cuando hay una conexión y cuando es ego. Y de fingir muchas mujeres saben mucho.

Imaginate el EGO… lo que sabe del tema.

Te contaba que en la práctica fingí una conexión y que muchas se dieron cuenta que era fingida. No estaba la energía ahí. Esto que hacemos no es facilitar un dogma. Es una conexión con otras realidades. Para los que son perceptivos es muy claro SENTIR la conexión.
Cuando la conexión está se siente y cuando no está, o es el ego el que ocupa su lugar, también se siente. Muy claramente.

Hoy te voy a dar unos tips para reconocer cuando está la conexión y cuando está el ego.
A veces es muy sutil.
Pero hay muestras evidentes…
Llevo algunos años haciendo conexiones diariamente en diversos países.
Incluso llevo mucha práctica personal conducida en la conexión por otro compañero facilitador.
He aprendido muchas herramientas en la práctica cotidiana.
(Ya parezco J L Parise)
Pero, aunque suene así… es la práctica la que te permite confirmar la presencia del SER cuando no podés sentir la energía que emana su presencia.

La energía no se finge. Está o no está. A veces podés sentirla… pero si no la sentís… hay herramientas para confirmar la presencia, le guste o le disguste a tu ego.
Cada persona tiene una forma física diferente para entrar en trance. Hay una sutil diferencia en la persona cuando está el ego activo de cuando está el SER presente dejando el ego de lado.
Por ejemplo:

La energía presente produce efectos en la persona y en el facilitador. Siempre. En general es calor, pero también puede ser un temblor.
El mensaje es diferente cuando viene del ego que cuando viene del SER.
El ego divide, compara, proyecta, ordena, condiciona, estructura, coarta el libre albedrío.
El SER ES uniendo todo. No hace diferencia e integra al mundo material dado que SABE de sabiduría que estamos haciendo la experiencia en un mundo de manifestación esencialmente material.
El tono de voz cambia. Da energía aun cuando no es imperativo.
No tira culpas. Une e integra TODOS los niveles.
El mensaje es para todos en todos los niveles.
No hay nadie que gane ni nadie que pierda.
No da discursos, ni está en campaña, como los políticos.
ES y con eso le basta.

Apoyar el proceso porque sabe que está presente para acompañar lo que sea necesario.

En la práctica del sábado cuando preguntamos para qué hacemos las sesiones decía que para correr los velos. Justamente eso es lo que hace, ayudarnos a correr los velos desde un lugar de unión. Nunca hace diferencia entre el nivel desde el cual se comunican y el nivel en el cual estamos. Nunca hace diferencias. Punto.

Pero si todo esto fuera poco para entender cuándo está la conexión hecha y cuando es solo ego fijate qué dice cuando le preguntas ¿dónde estas?
Si te dice acá… es porque está acá… en esta realidad. El que contesta en ese momento no es el SER. Es el PARECER, es decir, el ego.

Algo con lo que nos encontramos en esta tarea es la posibilidad o imposibilidad de conectar del compañero que llega a la sesión.
Con independencia de la antena que el facilitador sea, está también la apertura que el compañero tenga respecto de su ego para poder crear una sesión libre de interferencias (ego).
Donde hay ego, hay rejilla reptil… dogma, estructura, paradigma, condicionamiento, lavado de cerebro, interrupción del libre albedrío.
Digamos también que esto es parte del proceso.
Vivimos en una realidad dimensional en la cual experimentamos por revelación de la luz. Es decir la luz está oculta y tenemos que revelarla. Eso elegimos, eso creamos y eso experimentamos.
Como el juego de las escondidas.
Por eso en donde hay luz hay también oscuridad. Porque la forma de llegar a la luz es corriendo la oscuridad que se interpone.
Fijate todo el mensaje.
Si cuando al final lo escuchas viene con mensajes dobles… en un lado dice una cosa y en otro lado dice lo contrario, no es la paradoja… ES EL EGO que estuvo ahí.
A veces podés ver personas que parecen conectando y solo están en un acting místico.
Hay otras que parecen poseídas.
Hay de todo y para todos los gustos.
Lo importante ES EL MENSAJE.

Esto es lo que aprendí en el taller de EL METODO.
Es también lo que J L Parise llama la ESFINGE.
Cuando la esfinge aparece es cuando podés estar seguro que el trabajo que estás haciendo “vale la pena” (expresión bastante lamentable, por cierto). Corrijo, que el trabajo que estás haciendo está trayendo luz.

Eso nos pasó muchas veces a lo largo del taller. Incluso en conexión.
Si, en conexión. A veces sucede.
El ego esta puesto ahí dando un discurso en lugar de estar el alma dando un mensaje… El ego no la deja.

Con el tiempo aprendés a darte cuenta.
Se que en algún momento todas estarán listas para distinguirlo claramente.
Y me da mucha alegría poder ser un canal de esta energía acompañando el proceso de manifestación en esta realidad.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Un comentario sobre “¿Con qué conecto?

  • el 28 abril, 2015 a las 3:21 pm
    Permalink

    Excelente explicación para distinguir EGO del SER! gracias Claudia

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>