Compartiendo historias de vida

Tengo la bendición de recibir mensajes donde me cuentan sus historias de vida.
Con cada historia mi certeza en estar en el lugar correcto y el momento oportuno se hace mas fuerte.
Triste, pero reveladora… Muchas de estas historias parecen tristes, pero incluyen una poderosa fuerza de RECONOCIMIENTO del SER.
Gracias a todos los que me permiten ser parte de su historia.
Les comparto el relato…

Hoy al ver tu video en el cual hablas sobre la fragmentación del alma recordé un episodio de mi vida en el cual me sucedió justo eso:

Cuando yo tenía como 10 años, un día mi padre nos llevó a una playa cerca de una de las bases militares de los gringos en Panamá.
Al llegar a la playa la marea estaba baja así que no se podía nadar; en un momento dado me fijé que mi hermano 3 años y medio menor que yo se alejaba del lugar en donde nos habíamos establecido en la playa. Nadie lo había notado y mi primera reacción fue ir tras él para ver que iba a hacer.
Al alcansarlo me dijo que iba a la desembocadura de un río que estaba cerca, yo le dije que regresáramos pero él no me hizo caso. Yo decidí regresar para decirselo a nuestros padres, pero a medio camino algo me hizo cambiar de opinión y regresé con mi hermano, llegamos al río en donde había gente bañándose y algunos soldados también estaban por ahí sobre todo tomando cervezas.
Nos quedamos como una hora y resto en ese lugar bañándonos y jugando con otros niños. A todo esto ya en la familia habían notado nuestra ausencia y todos estaban como locos buscándonos por todas partes.
Cuando regresamos mi padre estaba furioso y al vernos comenzó a gritarnos improperios y se sacó la correa del pantalón y dijo que recibiríamos nuestro merecido por haber actuado tan irresponsable y desconsideradamente.
Yo, por ser el mayor, recibí la mayor parte de su descarga de rabia y recuerdo que mi susto y mi miedo eran tan grandes que me salí de mi cuerpo y recuerdo que podía ver desde afuera y sin sentir nada como mi padre azotaba mi cuerpo indefenso y casi inmóvil.

Cuando terminó conmigo y ver que se dirijía a mi hermano menor yo, que ya estaba en medio de un gran Shock emocional, al imaginarme que mi hermanito iba a recibir casi la misma descarga de violencia que yo acababa de recibir, de repente vi como todo se ponía negro y perdí el conocimiento.
Al parecer, mi padre al ver que mi cuerpo se desplomó al suelo, le dió solo un par de correazos a mi hermano y del susto se aquietó.

Ese episodio traumático marcó mi vida para siempre; yo nunca más volví a tener confianza en mi mismo, aunque lo que en realidad debería decir es que me convertí en un tremendo cobarde (aunque para ocultarlo le demostraba al mundo que yo era muy valiente y hasta temerario).
Durante muchos años tenía pesadillas espeluznante de las cuales me despertaba bañado en sudor y con el corazón latiendo a mil por minuto. En otras muchas ocasiones me salía de mi cuerpo mientras dormía y andaba por ahí flotando como globo, atravesando las paredes de las casas y edificios; a veces sentía que me elevaba a la estratósfera y eso me asustaba y regresaba a mi cuerpo y despertaba. Algunas veces al tratar de despertar no lo podía hacer ni tampoco podía mover mi cuerpo (eso que llaman parálisis de sueño), es la sensación más desagradable que he tenido.

Hace algunos meses tuve un sueño totalmente surrealista relacionado con este episodio de mi vida.

Una noche, luego de haber visto un video sobre el transgeneracional, y haber le pedido al universo que me permitiera liberarme de toda esa amarga carga que llevaba a cuestas, tuve un sueño tan vívido y extraño como aquel que te conté sobre los extraterrestres.

Pues en el sueño se apareció una señora como de mediana edad, vestida de blanco con unos diseños dorados que yo no entendía, era esbelta y su presencia muy agradable.

Ella me dijo: Estoy aquí para ayudarte a recordar.

Entonces regresé a ese momento justo antes de cambiar mi decisión y de repente fue como si se detuviera el tiempo, todo se detuvo inclusive yo, pero yo era consciente de lo que estaba pasando.

Me dijo: Ahora te mostraré lo que en verdad hizo que tu cambiaras tu decisión aquella vez
y regresaran con tu hermano menor
.

Entonces ella estableció algo así como una comunicación telepática conmigo en la cual se veían
como dos pantallas; en una me mostró lo que sucedería si no regresaba con mi hermano (Un soldado
norte-americano lo sedujo con unos juguetes y lo secuestró, lo violó y lo mató. Su cuerpo fue encontrado unos días después. Desde el mismo día de la desaparición de mi hermano yo fui responsabilizado por haberlo dejado solo y recibí una paliza ese día y cada vez que se acordaban de la desgracia.
Mi madre perdió la razón totalmente y andaba como zombie, mi padre se refugió en la bebida, lo botaron
del trabajo. Mis hermanas y yo dejamos de ir a la escuela y ellas comenzaron a protituirse para
poder mantenernos, etc. Después de un tiempo yo ya no aguantaba las palizas y me escapé de la
casa y me uní a una banda de rateros que me daban cocaina y morí de una sobredosis.)

En la otra pantalla se mostraba lo que sucedería al regresar con mi hermano y mantenerme a su
lado, o sea, lo que fue una vida más o menos “normal” para mi familia.

Claro que todo eso trancurrió en milésimas de segundo y al final de la muestra las pantallas se cerraron y la señora me dijo: “Tu escoges, ¿ Cuál de las dos opciones quieres vivir ? Y yo escogí regresar con mi hermano y cuidarlo.

Luego de revivir lo que sucedió aquella vez, la señora me preguntó: ¿ Entiendes ahora por qué tu
vida fue como fue ?
En aquel momento tu no te diste cuenta porque era contraproducente que te dieras cuenta, pero tu elegiste.

En ese momento me llegó un destello de recuerdo de aquel momento y recordé que mi decisión fue
basada en el amor por mi familia y en la lógica (haciendo lo que hice me dieron una sola paliza, en la
otra opción me daban palizas casi cada día hasta que me fui de la casa.)

Entonces la señora, que leía mis pensamiento, sonrió y me dijo: No sigas buscando la razón por la cual tu estás en este mundo. Tu ya realizaste tu misión hace mucho tiempo y, además has realizado
algunas otras que los responsables de hacerlas no pudieron realizar
.

Y yo le dije: Bueno, si ya hice lo que tenía que hacer, ¿ Por qué sigo aquí ? Yo no quiero estar en este horrible mundo, me quiero ir de aquí. Ella me miró directamente a los ojos pero no dijo nada.

La señora se desvaneció en el aire y yo me quedé como flotando en un espacio infinito en donde
solo había una luz muy blanca como nacarada, y recordé que yo ya había estado en ese lugar o
dimensión antes.

Luego me desperté y me sentía muy atolondrado como si mi mente se hubiera desfasado de la realidad
se veían las cosas como a través de un caleidoscopio. Como pude llegué hasta la cocina y me hice un
café que me terminó de despertar.

Me sentía como muy liviano, como si me hubieran quitado un gran peso que había llevado a cuestas
toda mi vida.

Solo me resta agregar:

Pide y recibirás
Busca y encontrarás
Golpea y te abrirán…

CompartirShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>